La niña de tres años que murió al ingresar a un centro de salud del partido bonaerense de La Matanza falleció debido a una pancreatitis por haber sufrido quemaduras en el 35 por ciento del cuerpo hace un mes, por lo que su madre y su padrastro fueron liberados al descartarse, por ahora, que se trató de un homicidio, informaron fueron judiciales. Así lo reveló esta tarde la autopsia al cuerpo de Sofía Sosa de 3 años, aunque los peritos aún deben determinar si las mencionadas quemaduras fueron provocadas intencionalmente.

A su vez, los pesquisas continuarán investigando si la madre, Angélica Venturino (27), y el padrastro, Julio Gersomino (23); incurrieron en el delito de "abandono de persona" o en algún tipo de negligencia que derivó en la muerte de Sofía el martes pasado. Voceros judiciales explicaron a la agencia de noticias Télam que el informe preliminar de la autopsia arrojó que la menor "murió producto de una pancreatitis a consecuencia de tener el cuerpo quemado en un 35 por ciento". Asimismo, se estableció que las quemaduras datan de hace un mes aproximadamente.

La criatura tenía tan solo 3 años.

Por este motivo, el fiscal Juan Pablo Tahtagian, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, ordenó liberar la madre y al padrastro de la nena. Venturino y Gersomino estaban aprehendidos desde el día de la muerte de la niña y el miércoles fueron indagados por el fiscal Tahtagian, quien les había imputado el delito de "homicidio agravado por el vínculo".

Detalles de la investigación 

El hecho comenzó a ser investigado el martes a la mañana cuando la pareja acudió a la Unidad Sanitaria Doctor Ramón Carrillo de la localidad bonaerense de Ciudad Evita, con la niña en grave estado aparentemente por un fuerte golpe en la cabeza, y afirmó que había sufrido una caída de su cama cuando jugaba con su perro.

A poco de ingresar al centro de salud, Sofía falleció, mientras que los médicos que la atendieron constataron que tenía quemaduras en su cuerpo de vieja data, distintos hematomas y arrancado parte de su cuero cabelludo.

Por este motivo se dio intervención policial y, al declarar ante los efectivos, Venturino y Gersomino incurrieron en contradicciones en cuanto al horario y al modo en que sufrió el golpe la niña. A raíz de ello, el fiscal Tahtagian ordenó la aprehensión de ambos, mientras que vecinos y familiares de la joven manifestaron que tanto ella como la niña sufrían violencia y malos tratos constantes por parte de Gersomino.

Fuentes judiciales informaron que sin embargo ninguno de los imputados tenía antecedentes penales ni denuncias por violencia de género o familiar. Asimismo, se allanó el domicilio de la pareja, ubicado en el monoblock 27 del barrio Villegas de Ciudad Evita, y se encontraron manchas de sangre sobre una cama.

Ver comentarios