Leonardo Cohen Arazi, relacionista público que está detenido al ser imputado en la causa por presuntos abusos a juveniles de las divisiones inferiores de Independiente, dijo que tiene "miedo" de morirse en la cárcel a raíz de problemas en su salud y afirmó que "nunca" estuvo con menores de edad.

"Tengo miedo de morirme en la cárcel por mi salud", reveló Cohen Arazi, que el pasado 19 de abril debió ser internado en el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora tras sufrir una arritmia cardíaca.

En esa oportunidad el relacionista público sufrió una descompensación, presuntamente por un cuadro de estrés en la cárcel y mala medicación que derivaron en ese cuadro clínico y, al parecer, estos problemas de salud se complicaron, porque le habían colocado un bypass gástrico tiempo atrás y no se estaba haciendo los controles pertinentes. 

En declaraciones periodísticas manifestó: "Pedófilo es el que está con menores de edad y yo nunca estuve con menores de edad. Pagarle a un mayor de edad no es delito y los 6 casos que me imputan son mayores de edad".

"Siempre tuve sexo oral y me cuidaba", expresó a la vez que confirmó que no tiene HIV, tras lo cual comentó: "Yo no filtré los videos de Juan Cruz Sanz. Mi celular lo tiene la fiscalía y aparte él nunca me pasó ningún video de su intimidad".

Cohen Arazi contó que "a mí se me dictó la prisión preventiva y no se sabe por qué. Yo en su momento pagué por sexo con mayores de edad. Y la prostitución no es delito en la Argentina. Me piden la prisión preventiva porque está el peligro de fuga, pero yo no puedo ni salir a la calle porque me escrachan".

Luego detalló que está imputado en "seis hechos, pero son todos mayores de edad. Los seis. Eran mayores de edad cuando tuve relaciones con ellos. Sólo tuve sexo oral y me cuidé siempre. Ellos me buscaban a mí para sacar seis lucas en una mesa vip en un boliche. Aun cuando la fiscal quiere hacer pasar por abuso porque hay una vulnerabilidad económica. Es raro porque uno de los que estaba conmigo me contaba que venía de estar con otros cuatro. A mí me decía que venía de lo de fulano o mengano, que había mucha gente conocida".