Por Conrado Moreno 
@conramoreno 

Una noche para el olvido vivió la periodista Verónica Lamberti, que sufrió un salvaje robo en su casa del barrio cerrado El Viejo Vivero, en la localidad bonaerense de Don Torcuato, el mismo en el que reside el ex jugador Juan Román Riquelme. Crónica dialogó con la periodista de 30 años, que brindó detalles del hecho.

En la madrugada del martes pasado, mientras dormía en el segundo piso de su vivienda, Lamberti se alertó al notar que la luz del living, la cual estaba segura que había apagado, se reflejaba en su jardín. Sin embargo, minutos después escuchó muchos ladridos de perros y notó que algo pasaba.

"Cuando me quise dar cuenta, siento que alguien del otro lado quería abrir y entrar a mi habitación", contó la periodista que trabaja como corresponsal para medios españoles. El delincuente entró por una ventana del living luego de forzarla. "Todo lo hizo en silencio, muy meticuloso, en ningún momento escuché un ruido fuerte", aseguró Lamberti, que confirmó que el hombre robó una computadora, un parlante y cuchillos.

"Se manejó en mi casa como si estuviera en la suya. Prendió todas las luces, revisó todo, estuvo muy tranquilo", agregó. En un intento desesperado, mientras llamaba a la seguridad del barrio, Lamberti decidió tirarse por la ventana de su habitación hacia el exterior, lo que significó una caída de unos diez metros.

Fruto de esa extrema medida, la periodista sufrió fractura de pelvis y la lesión de dos vértebras dorsales. "Calculé cómo tirarme para caer lo mejor posible, pero caí sentada y me lastimé. Me levanto como puedo, abro la tranquera, me arrastro cien metros para pedir ayuda y vuelvo la vista a mi casa. El tipo estaba en mi cuarto mirándome, nos miramos a los ojos directamente", relató Lamberti.

El delincuente se escapó tras un enfrentamiento con un guardia. Al escaparse, el hombre se lastimó y dejó sangre en el interior de la casa de la mujer.

"En la calle lindera, que se llama Estrada, hay una casa que están trabajando y en vez de poner los escombros en su vereda, los pusieron en la nuestra; podrían haberlos utilizado como una escalera. También hay un auto ahí que nadie mueve. Yo ya le pedí a la Municipalidad de Tigre que saquen los escombros y el auto, pero no hicieron nada".

Ahora Lamberti se recupera en la casa de su hermano en Capital Federal porque su estado le imposibilita estar sola.