Un policía mató la madrugada de este domingo a un ladrón que entró a su casa en el departamento mendocino de Guaymallén. El malviviente actuó junto a dos cómplices e ingresó a través de un balcón de la propiedad. Hubo un intercambio de disparos. Buscan identificar a los sujetos que se dieron a la fuga.

El episodio ocurrió alrededor de las 2, cuando tres individuos llegaron hasta un domicilio de calle Brandsen de Dorrego e ingresaron al mismo a través de un balcón. Para esto, se ayudaron entre ellos haciendo una "escalerita" con sus manos.

Seguidamente, advertido por el ruido de un vidrio rompiéndose, el propietario de la vivienda, un oficial ayudante de la Policía de Mendoza, tomó su arma reglamentaria y se dirigió a verificar lo que sucedía, detallaron fuentes allegadas al caso.

Allí el policía se topó con los malvivientes que estaban perpetrando el asalto y se produjo un intercambio de disparos, que terminó con uno de los sospechosos recibiendo el impacto de tres plomos, uno letal en la cabeza, provocándole la muerte de manera instantánea. Ante esto, los cómplices del ladrón fallecido se dieron a la fuga rápidamente del lugar.

Tras el hecho el funcionario público dio aviso a las autoridades sobre la situación y el personal uniformado e investigativo se desplazó para iniciar las tareas pertinentes.

Por su parte, el efectivo fue trasladado a una sede judicial. Allí, la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, que lidera la causa, le tomó una declaración informativa, que es cuando se está entre ser testigo e imputado. Luego, recuperó su libertad.

En tanto, se conoció que la mujer del oficial se encuentra cursando un embarazo, por lo que fue trasladada al Hospital Central a modo de prevención. Sin embargo, los médicos chequearon que no sufrió complicaciones más allá del momento que le tocó vivir.

El presunto malviviente que fue abatido por el policía fue identificado por los detectives y confirmaron que se trata de Lucas Agustín Quiroga, de 26 años y oriundo de Godoy Cruz.

El delincuente fue investigado hace algunos años en tres expedientes, uno de ellos por lesiones graves dolosas y otro por robo agravado por ser en poblado y en banda. Esta última causa, explicaron los investigadores, es de mayo del año pasado.