Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Un bebito de un año fue salvajemente masacrado a golpes y por el horrendo asesinato las autoridades policiales detuvieron de manera preventiva a la madre del chico y a su padrastro. El tremendo suceso se registró en la localidad bonaerense de Bosques, en el partido de Florencio Varela, y el individuo es un delincuente que, en la actualidad, goza de arresto domiciliario. Se cree que el preso beneficiado por la Justicia habría sido la persona que mató a la indefensa criatura.

Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron a Cronica.com.ar que la infortunada víctima del ilícito fue identificada como Bastián Negrette, de apenas un año, mientras que los apresados por el crimen son Sebastián Guerra, de 28, y María Beatriz Negrette, de 19.

Trascendió que el espantoso hecho se produjo en el interior de una humilda finca que está situada en la calle Mercedes al 400, en la zona denominada Villa Hudson, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

Vanesa Maiola, fiscal de la Unidad Funcional N° 6 de Florencio Varela, resolvió caratular preventivamente el caso como "averiguación de causales de muerte".

Gracias a las tareas periciales de la Policía Científica se logró establecer que el bebé falleció por un violento golpe que le había fracturado una de las costillas, la cual le había atravesado uno de los pulmones.

Como consecuencia de este motivo, el expediente se recaratuló "homicidio agravado por el vínculo y alevosía", a la vez que los pesquisas de la comisaría de Bosques (4ª de Florencio Varela) se encargaron de detener a los sospechosos, oportunidad en la que se comprobó que tenía antecedentes por robo, aunque había sido beneficiado por el Tribunal Oral Criminal N° 4 de Quilmes, que le concedió arresto domiciliario.

Autoridades policiales de la Jefatura Distrital de Florencio Varela y de la Jefatura Departamental de Quilmes supervisaron las diferentes diligencias.