Actualmente, el robo de celulares no finaliza en la sustracción del mismo, sino que desencadena en otro delito de mayor gravedad, sobre el que pareciera no haber control: el acceso ilimitado al dinero de las billeteras virtuales de las víctimas. Es que en el último tiempo, las cuentas virtuales ganaron terreno por su practicidad, pero es necesario prestar atención a su seguridad.

¿Qué pasa ante un robo? Según denunciaron muchos usuarios, a través de las redes sociales, ante la baja e inútiles medidas dispuestas por la app, por no decir nulas, luego de ser víctimas del robo de su celular, los delincuentes acceden al dinero realizar créditos personales y compras con QR.

El último tiempo este tipo de delitos sufrió un crecimiento exponencial, por encima del 300%, en comparación al 2019, según aseguró Carlos Gabriel Rojas, comisarío mayor de la Dirección Investigaciones del Cibercrimen, en diálogo con cronica.com.ar.

En esa línea, Rojas puntualizó que en el robo de celulares, el valor del aparato en sí mismo pasó a un segundo plano, ya que lo que ahora verdaderamente les interesa a quienes realizan este tipo de delitos "es la información que está cargada en el télefono, como home banking y cuentas de billeteras virtuales tales como Mercado Pago, mediante las que luego pueden vacíarte la cuenta, sacar créditos, o hacer compras".

Este fenómeno comenzó a registrarse a fines del 2020, y principios del año pasado. Podría decirse que la pandemia fue una causa del viraje a esta modalidad delictiva. 

"La pandemia nos encerró, entonces tuvieron que cambiar la modalidad de robo y la delincuencia encontró en los delitos asistidos tecnológicamente una beta que no se imaginaban que podía ser tan fructífera", sostuvo Rojas. 

Es que en el 2019 en el robo de celulares, lo que importaba y tenía valor era el télefono de alta gama en sí mismo, es decir que "no importaba el contenido, sino el aparato que lo destripaban para utlizar los repuestos, pero ahora la información es prioridad de lo que buscan", explicó el especialista. 

Tal fue el caso de Julia Maestri, una joven que el 21 de abril pasado fue víctima del robo de su celular mediante la modalidad motochorro. La amargura tras sufrir el asalto, no terminó ahí. Sino que los delincuentes usaron su cuenta de Mercado Pago para sacar créditos personales y compras con QR. Aún después que ella realizó la denuncia en la app.

Ante la falta de respuesta por parte de la compañía, la joven contó su experiencia en Twitter, situación que dejó entrever la punta de un iceberg, ya que su posteo se llenó de historias simiares. El reclamo que la chica le hace a la empresa ya lleva más de diez días por lo que tiene miedo que "todo quede en la nada" y su dinero no le sea devuelto.

Un dato no menor que vale la pena remarcar, es que Julia tenía aplicadas todas las herramientas de seguridad que la aplicación ofrece. "Mi teléfono, marca iPhone, usaba el reconocimiento facial tanto para el aparato como para el uso de Mercado Pago. Además, envía un mensaje cuando se pide ingreso pero, al no tener la línea, no me permitía recuperar la contraseña", contó. 

Frente a este caso que se repite en cientos de testimonios, Roja comenzó por explicar que la mayoría de las veces, "la gente utiliza muy poca seguridad en sus aparatos". 

Una de las estrategias para evitar convertirse en víctima de robo de información es tener una clave numérica para el inicio de pantalla del dispositivo, ya que según explicó Rojas "el patrón de puntos queda marcado en la pantalla después de cierto tiempo".

Otro punto que les facilita a los delincuentes su tarea es que en la mayoría de los arrebatos de celular la gente los está usando, "ya sea mandando mensajes, o llamando, entonces queda abierto". De tal manera, utilizan esa maniobra para sacarle la clave al télefono y ya quedan con total poder sobre el mismo. 

En ese sentido, el comisario explicó que es fundamental cerrar las aplicaciones cada vez que se utilizan y hacer uso del doble factor de autenticación. "De esta manera por más que quiera no va a poder utilizar porque se va a enfrentar a una clave", afirmó. 

 

Asimismo, otra modalidad delictiva muy común de caer es el "pishing", la cual consiste en una técnica que usan los ciberdelincuentes para obtener información confidencial de los usuarios de forma fraudulenta y así apropiarse de la identidad de esa persona. De tal forma, envían un link engañoso a la víctima haciéndose pasar por la compañía del télefono, mediante el que le solicitan el usuario y la clave de acceso.

"En el 98% de los casos las personas ingresan rápidamente a ese link, cargan su usuario y después se dan cuenta de que cayeron en un engaño", sostuvo Rojas. Una vez que los delincuentes obtienen esta contraseña, pueden acceder al resto de las aplicaciones, ya que en la mayoría de los casos los usuarios utilizan las mismas claves de ingreso en las distintas plataformas, por eso se recomienda tener diferentes. 

Algunas recomendaciones para evitar ser víctima de ciberdelitos:

  • Instalar las medidas de seguridad que brinda el télefono y las apps en uso
  • Cerrar todas las aplicaciones, tras su uso
  • No dejar predeterminadas las contraseñas de las aplicaciones 
  • Tener distintos usuarios y claves
  • Una vez que fuiste víctima del robo del celular, tranquilizarse, e ingresar a las aplicaciones de los télefonos para bloquearlos
  • No contestar mensajes que lleguen a través de un link de origen desconocido
  • Hacer la denuncia por el robo del celular

 

 

Ver comentarios