Mientras el fiscal uruguayo que interviene en el proceso de extradición del hombre acusado de matar al diputado Héctor Olivares y al asesor Miguel Yadón a metros del Congreso dijo que ya está en condiciones de ser trasladado a Buenos Aires si la Justicia argentina acepta las reglas previstas en el acuerdo entre países, entre ellas que no sea condenado a prisión perpetua, peritos de la Policía Científica de la Policía Federal realizaron este miércoles un nuevo relevamiento en la plaza donde atacaron a las víctimas en búsqueda de más proyectiles, vainas o impactos vinculados el doble crimen.

Por su parte, se difundió ayer en un medio santiagueño que el "Cebolla" Juan José Navarro Cadiz secuestró hace siete años a una nena de 13 años de la comunidad gitana. Esta joven tiene hoy 20 y es la mujer del acusado del doble homicidio. En su momento el acusado dijo que estaba atormentado porque había discutido con su esposa por una supuesta infidelidad.

Una de las hipótesis apunta a que el motivo de los homicidios fue un supuesto problema de infidelidad.

De acuerdo a lo informado por el fiscal Juan Gómez, Juan José Navarro Cádiz (25) está en condiciones de ser trasladado ya mismo a la Argentina, ya que sólo resta que la Justicia argentina firme las condiciones que le impone la uruguaya en el acuerdo de extradición.

"Estas son: que se asegure que no se lo juzgará por otros delitos distintos al que se solicitó en la extradición, la no imposición de una pena privativa a perpetuidad ni a la máxima prevista en nuestro ordenamiento jurídico interno (30 años) y, una tercera, que es el descuento de los días que permaneció detenido acá al momento de una sentencia de condena eventual", explicó el fiscal.

Gómez dijo que, una vez que eso se firme, Navarro Cádiz será entregado para su traslado. En tanto, el juez de instrucción Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades ordenaron un nuevo relevamiento en la plaza Congreso en busca de más material balístico relacionado con el ataque y con ese fin los peritos ampliaron el perímetro de búsqueda en relación a la zona en la que trabajaron el día del hecho.

Ese día se recolectaron dos plomos -uno en un árbol y otro en la ropa de Yadón- y cinco vainas, tres adentro del Volkswagen Vento desde el que se disparó y dos en la calle. La historia sorprendente de Navarro Cádiz la reveló el medio santiagueño Nuevo Diario, que informó que durante 2012, en la ciudad de La Banda, el presunto tirador del Congreso llegó hasta un hotel donde estaba la niña gitana que entonces tenía 13 años y se la llevó de la provincia.

A las pocas semanas, la pequeña fue recuperada por la policía, pero la historia de amor entre la adolescente y su captor trascendió al hecho policial y se terminaron casando. En este doble crimen vuelven a aparecer los mismos protagonistas. Según los testigos, Navarro Cádiz discutió con su esposa antes de matar a las dos víctimas del tiroteo.

De hecho una de las hipótesis apunta a que el motivo de los homicidios fue un supuesto problema de infidelidad.