Un docente de 60 años que se desempeñaba en un colegio secundario de la zona norte de la ciudad de Salta fue condenado a la pena de tres años de prisión condicional, por el delito de abuso sexual simple, tras ser denunciado por someter a tocamientos a dos alumnas de la institución.

Se trata de Santiago Hernando Romero, de 60 años, quien fue condenado a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional, por resultar autor penalmente responsable del delito de abuso sexual simple continuado en dos hechos, en concurso real, agravado por ser cometido por el encargado de la educación.

El juez Javier Aranibar, vocal de la Sala I del Tribunal de Juicio de Salta, ordenó que el condenado siga en libertad por la modalidad de la pena dictada y le impuso una serie de obligaciones y reglas de conducta durante dos años.

Entre esas reglas, se destacan las de abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas; y la prohibición de acercamiento a las víctimas y a su grupo familiar; además de la prohibición de ejercer actos de violencia física o psíquica en contra de las damnificadas, y de mantener todo tipo de contacto con ellas.

El profesor deberá, también, realizar tratamiento psicológico, todo bajo apercibimiento de revocarse la condicionalidad de la pena impuesta.

Asimismo, el juez ordenó la extracción de material genético de Romero, para su incorporación en el Banco de Datos correspondiente.

El imputado era docente de un colegio secundario en la zona norte de la ciudad de Salta, y fue denunciado por someter a tocamientos a dos alumnas de la institución.

Ver más productos

San Francisco de Sales, en el recuerdo la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a san Francisco de Sales

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos