El presidente Alberto Fernández encabezó este jueves un acto en Casa de Gobierno en el que recordó el bombardeo de las Fuerzas Armadas a Plaza de Mayo ocurrido el 16 de junio de 1955 y se mostró a favor de declarar la fecha como "día de duelo nacional".

"El negacionismo es algo imperdonable en los tiempos que vivimos; tenemos que mantener viva la memoria; cualquiera que tenga un mínimo de ética sólo puede condenar el bombardeo y no solidarizarse con los asesinos", expresó el mandatario en declaraciones a la agencia de noticias Télam.

En esa línea, Fernández definió este jueves como una "enorme inmoralidad y una enorme indecencia", aquel terrible atentado y planteó que con esos crímenes "empezó la violencia política expresada desde el Estado".

 

Esta tarde, al cumplirse 67 años del ataque perpetrado por aviones de la Marina y Fuerza Aérea en la zona de Plaza de Mayo, dirigentes sindicales, legisladores porteños y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora colocaron tres baldosas conmemorativas en un sector de Plaza de Mayo, en memoria de las más de 300 personas asesinadas y miles de heridos en aquel intento por derrocar y matar al presidente Juan Domingo Perón.

"Nuestras Madres, nuestras Abuelas, nos enseñaron que la única forma de llegar a la verdad y a la justicia es luchando, teniendo en pie la memoria y reclamando verdad, no venganza”, señaló.

Alberto Fernández destacó el rol del peronismo durante el acto oficial

El jefe de Estado reflexionó que “el 16 de junio es una fecha importante, es la fecha en que unos inmorales bombardearon la Plaza de Mayo con el propósito de terminar con un gobierno y se llevaron la vida de cientos de civiles”.

Además, juzgó que en aquel momento "empezó la violencia política expresada desde el Estado" por haber sido las fuerzas armadas las que bombardearon a los civiles.


"Es algo que debemos recordar para que nunca más ocurra", expresó Fernández y añadió que el 16 de junio debería ser declarado "día de duelo nacional", tal como le solicitaron Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.

El Presidente consideró que "es muy merecido que así sea porque ese día la democracia fue lastimada con la muerte de muchos argentinos". Declaró en ese marco que se trata de "un tiempo muy oscuro” y pidió “no olvidar”.

 

Bombardeo en Plaza de Mayo
El histórico bombardeo en Plaza de Mayo representó una lamentable hito en la historia argentina.

 

"En la Argentina de hoy significa no olvidar, significa recordar todos los días la importancia de la democracia, recordar todos los días la importancia del estado de derecho, la importancia de la vida; recordar que negamos la violencia institucional, que no la queremos, que la despreciamos, recordar que nuestras fuerzas armadas han sido creadas para protegernos, no para matarnos ni para hacernos desaparecer como en otros tiempos", completó Fernández.

También este jueves, al cumplirse un nuevo aniversario del bombardeo, se desarrolló la mesa "No nos han vencido" -integrada por ATE Capital, el sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento seccional Río de la Plata, legisladores porteños del Frente de Todos (FdT) y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora-, un homenaje frente al edificio del Ministerio de Economía, donde todavía están las marcas de las bombas.

Ver comentarios