En una histórica sesión y con ventaja para los que rechazan el proyecto de ley de legalización del aborto, pero con final abierto, el Senado trata la iniciativa cuyo debate fue habilitado formalmente por el presidente Mauricio Macri en su mensaje al Congreso del 1° de marzo pasado.

La sesión arrancó pasadas las 10:30 aunque había sido convocada para las 9.30 por la vicepresidenta Gabriela Michetti con el propósito de evitar que se extienda hasta la madrugada de este jueves, aunque todo dependerá del desarrollo y la modalidad de la discusión legislativa acordada por los jefes de bloque.

El proyecto aprobado en Diputados establece la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación y abre la objeción de conciencia de los profesionales de la salud, previa anotación en un registro, entre otras disposiciones. El debate legislativo se concreta con la plaza del Congreso dividida desde la noche del martes con un vallado similar al desplegado en la sesión del 13 de junio en Diputados, y un importante operativo de fuerzas de seguridad en las adyacencias del Palacio Legislativo, para que se manifiesten los que están a favor y en contra de la interrupción voluntaria del embarazo.

El colectivo de los "verdes" se ubica desde la intersección de Callao y Rivadavia, a lo largo de esas avenidas en dirección a Corrientes y la 9 de Julio, mientras que los "celestes" se desplegan desde Hipólito Yrigoyen y Entre Ríos, en dirección a las avenidas 9 de Julio y Belgrano.

Preliminares

Las ausencias son determinantes en el arranque del debate, ya que los que respaldan la legalización del aborto (verdes) podrían impulsar que se trate primeramente el dictamen firmado hace una semana por 26 senadores, que incluye modificaciones a la media sanción de Diputados.

Desde la vereda de los senadores que rechazan la iniciativa (celestes) ya avisaron que obturarán cualquier intento en esa dirección, ya que ese dictamen no reunió las 27 firmas necesarias para ser considerado de mayoría, como lo establece el artículo 180 del reglamento interno.

De ese modo, el debate gira en torno a aprobar en general o rechazar la media sanción de Diputados y sólo se habilitarían modificaciones en la discusión en particular de todo el articulado, siempre y cuando gane el sí en la votación definitoria. Los sondeos preliminares señalaban que 37 senadores estaban en contra, 31 a favor, dos indecisos, una abstención y la ausencia anunciada de la senadora Eugenia Catalfamo (Unidad Justicialista de San Luis), quien pese a haber manifestado su respaldo a la media sanción, avisó que por su embarazo avanzado y complicaciones, no viajará a la Capital Federal. Minutos antes del inicio del debate, José Alperovich, uno de los indecisos, anunció que votaría en contra del proyecto.

Sólo las ausencias o que se sumen abstenciones a la ya anunciada de la senadora neuquina Lucila Crexell, podrían modificar la tendencia, que parece irreversible. El sorpresivo anuncio que hizo el domingo último la senadora kirchnerista Silvina García Larraburu, de rechazo al proyecto en debate, fue un duro golpe para los que militan a favor de la sanción de la ley, que sin embargo insistirán hasta último momento para conseguir el objetivo.

Mientras tanto, se conoció que el senador justicialista Omar Perotti, el otro indeciso, impulsará un proyecto alternativo al de Interrupción Voluntaria del Embarazo, con el que busca reunir el acompañamiento de legisladores que ya se manifestaron a favor y en contra de la norma que llega con media sanción de Diputados.

El texto del proyecto, en línea con el denominado "Protocolo de Rosario", contempla situaciones especiales para viabilizar el aborto, como casos de violación o de salud. Perotti explicó que apunta a subsanar "interpretaciones arbitrarias que vulneraron en más de una ocasión derechos amparados por la Constitución Nacional, reconocidos por las leyes y ratificados en su contenido y alcance por la Corte Suprema de Justicia”.

Seguridad

Las autoridades del Senado dispusieron para este miércoles asueto administrativo, que alcanza a todo el personal no afectado a la realización de la sesión legislativa. La decisión fue adoptada en virtud de las previsibles dificultades para el traslado y acceso de los empleados legislativos.

Paralelamente se adoptará un estricto dispositivo para el ingreso al Palacio del Congreso, al que sólo podrán acceder el personal debidamente autorizado, incluidos asesores y colaboradores de los senadores, además de periodistas acreditados para la sesión. En el Salón de las Provincias se dispondrá de pantallas para seguir las alternativas del debate, ya que el palco de prensa es de reducidas dimensiones, sin posibilidades de albergar a la gran cantidad de periodistas que cubrirán el histórico debate.

Cortes

En el marco del operativo de seguridad, hay múltiples cortes para el tránsito vehicular y de 41 líneas de colectivos, que afecta a un importante radio. Además, está cerrada la estación Congreso de la línea A de subterráneos, y será así durante toda la jornada. El perímetro comprendido por el operativo está delimitado por las avenidas Leandro N. Alem/Paseo Colón; Independencia; Jujuy/ Pueyrredón y Córdoba.

El Ministerio de Transporte porteño indicó que se reforzó la presencia de agentes de tránsito para agilizar el flujo vehicular en la zona de macrocentro y Congreso.