Por Francisco Martirena
@martirena74

El programa global de ajuste en la  Cancillería comenzó a dar las primeras muestras. En los próximos meses, se cerrarán los consulados de la Argentina en las ciudades de GuayaquilEcuador) y Johannesburgo (  Sudáfrica), en tanto que dejarán de existir las embajadas en Surinam y en la isla caribeña de  Santa Lucía, en un proceso que continuará con otros casos.

Fuentes de la Casa Rosada revelaron a BAE Negocios la decisión sobre esos cuatro destinos, en el marco de la política de recorte presupuestario exigida por el Fondo Monetario Internacional y que obviamente tiene su ramificación en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Por el momento, no se conoce con certeza si la reducción estructural incluye despidos o solamente serán traslados del personal diplomático y administrativo.

Como adelantó este medio el pasado 4 de octubre, el presidente Mauricio Macri ordenó al canciller Jorge Faurie que reduzca los gastos en el exterior y el plan es limitar las representaciones (mediante la fusión de embajadas) y contar con menor personal en el extranjero. Si bien el estatus diplomático es menor, el caso de los consulados en Guayaquil y Johannesburgo es más grave por su importancia económica y política, que el de las embajadas en Surinam y  Santa Lucía, consideraron fuentes no oficiales del cuerpo profesional de servicio exterior.

La representación argentina en  Ecuador quedará concentrada en la ciudad capital de Quito, donde se asienta la Embajada, en tanto que en  Sudáfrica todas las funciones se desempeñarán desde la sede en Pretoria. "La decisión ya está tomada y llevará unos meses concretar el cierre", apuntaron desde el Gobierno. Actualmente, el cónsul general adjunto en Guayaquil es Adrián Isetto, mientras que el embajador en  Ecuador es Darío Giustozzi, quien reemplazó este año al cordobés Luis Juez, suspendido en noviembre por formular declaraciones ofensivas contra el pueblo ecuatoriano.

Por su parte, el Consulado General Argentino en Johannesburgo está por el momento a cargo de María Segura, y el embajador en  Sudáfrica es Javier Figueroa.
 

Santa Lucía y Surinam

Las primeras embajadas que cerrarán sus puertas son las de Surinam y la isla caribeña de  Santa Lucía, que de acuerdo con un relevamiento de la  Cancillería, son consideradas absolutamente irrelevantes.

El embajador en  Santa Lucía es Luis Martínez Thomas. Dicho país nació el 22 de febrero de 1979, cuando se convirtió en un estado independiente de la Mancomunidad Británica de Naciones asociadas con el Reino Unido. Ubicada en el mar Caribe, al norte de San Vicente y las Granadinas y al sur de la isla de la Martinica,  Santa Lucía es miembro de la Comunidad del Caribe y de la Organización de Estados Americanos. En 1814, los británicos había tomado el control definitivo de la isla.

En Surinam, el encargado de negocios de la Embajada argentina en la ciudad de Paramaribo, es Ignacio Rossi Sammartino. Antiguamente, era conocido como Guayana Holandesa y el 25 de noviembre de 1975 es declarada formalmente la independencia de Surinam de los Países Bajos.