El avión de Aerolíneas Argentinas en el que viajan el presidente Alberto Fernández y su comitiva tocó tierra alemana a las 15 (hora local, 10 am de Argentina). La única voz de latinoamericana que se escuchará ante el Grupo de los Siete (G7) en los Alpes bavarios es argentina y prepara un discurso "con mayor grado de alarma" que los que viene presentando en cada oportunidad que tiene ante líderes mundiales sobre las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania para el desarrollo del hemisferio sur.

Así lo describió una fuente de la comitiva a Grupo Crónica al texto que el Presidente ultimó en el vuelo que partió este sábado de Buenos Aires hacia Múnich y que este lunes pronunciará en la Cumbre del G7. "Seguirá la línea argumental de lo que ya dijo en mayo en Europa, hace dos semanas en Los Ángeles (Estados Unidos) durante la Cumbre de las Américas y el viernes último ante el Grupo de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica)", agregó el integrante de la delegación que acompaña a Fernández.

 

Aclaró también que en esta oportunidad serán más fuertes las palabras del jefe de Estado argentino y presidente pro-témpore de la Celac. En su doble rol y responsabilidad, Fernández se propone describir ante Olaf Scholz (Alemania), Justin Trudeau (Canadá), Emmanuel Macron (Francia), Sergio Mattarella (Italia), Joe Biden (Estados Unidos), Fumio Kishida (Japón) y Boris Johnson (Reino Unido) la dimensión del impacto social y económico que tiene el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia en países como la Argentina.

Una segunda fuente consideró en diálogo con este medio que es esperable que Fernández "sea más presidente de la Celac ante el Plenario del G7 y más presidente de la Argentina en las bilaterales". De estos encuentros uno a uno sólo están confirmados para este domingo el del primer ministro de la India, Narendra Modi, y para mañana el del canciller alemán, Scholz. "Hay dos más importantes que podrían sumarse mañana", le confiaron a Grupo Crónica

 

 

Al castillo donde se desarrollará la Cumbre, Fernández llegará con su comitiva. Podrán acompañarlo todos al Plenario pero a las reuniones donde tratarán temas específicos irá acompañado únicamente por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el canciller, Santiago Cafiero. Son las mesas claves de la jornada donde se hablará de la cuestión energética - alimentaria y la que atañe a seguridad - posicionamiento geopolítico. 

Como invitado al G7, Fernández buscará dejar en claro que la guerra y las sanciones económicas a Rusia que ya están lastimando los índices inflacionarios de países desarrollados (donde los problemas por alzas generalizadas y sostenidas de precios habían quedado en el pasado) son enormemente más dañinas en los que están aún en desarrollo. En Argentina, la disparada de precios internacionales de los insumos y materias primas explicó entre uno y dos puntos porcentuales del promedio de inflación en los últimos meses que se sumaron a los propios. 

Fernández llegó con su comitiva en un avión de Aerolíneas Argentinas.

Hay algo que Rusia ya planteó y este sábado se mencionó en la reunión de cancilleres del G7: son las sanciones económicas que le aplican las potencias occidentales las que complican la cadena productiva de los alimentos e impulsan el alza de precios, no sólo la invasion a Ucrania. De esto debatirán en el hotel Scholss Elmau.

No faltará en el discurso del mandatario argentino una mención sobre el asunto Malvinas en presencia del jefe de Estado británico, Johnson.

 

 

Por F.G.

Ver comentarios