El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, se refirió a la quema de campos en el Delta que está afectando a los residentes de la zona y realizó una dura advertencia: “Si la justicia no toma acciones ejemplificadoras" citando a indagatoria a las personas vinculadas a los terrenos que se queman en las islas del Paraná, esta práctica "se va a seguir realizando".

Cabandié se presentó en el Juzgado Nacional de Victoria, Entre Ríos, acompañado por el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, con quien entregó información detallada sobre las quemas en adición a la aportada el 15 de julio pasado en el Juzgado Federal de Primera Instancia, a cargo del juez Federico Martín, relacionada a los incendios en campos de Entre Ríos.

Antes de abandonar el recinto, el ministro recordó que “hace dos años y un mes nos presentamos como querellantes en la justicia por los incendios acaecidos en 2020. En agosto de ese año el Ministerio de Ambiente de la Nación tomó la competencia del fuego que antes estaba en otra jurisdicción del Estado nacional”.

 

Según el funcionario, las denuncias se “fueron ampliando” con información actualizada a partir de la geolocalización satelital de la que dispone su cartera, y de los cinco faros de conservación que instauraron en distintas zonas del Delta.

Estos focos ígneos tiene intencionalidad. Siempre procuramos que la situación se modifique, nos parece una situación muy penosa”, aseguró Cabandié y agregó que “hay distintos intereses que se ponen en juego”, que tienen que ver con “inmobiliarios en los terraplenes; con la actividad ganadera; pesca; caza, porque se quema para poder cazar con facilidad, y -hay menos- pero existen casos que tienen que ver con lo agrícola”.

La Justicia prometió indagar a los dueños de campos

Sobre la presentación realizada este mediodía, Cabandié explicó que estuvieron reunidos con el juez Martini y el fiscal Kisimoto, quien comunicó que va a comenzar con audiencias indagatorias a dueños de campos. “Hay tierras fiscales que tienen usufructo, así que solicitamos a la provincia de Entre Ríos que le dé a este juzgado y a esta fiscalía los catastros” para identificar a los titulares de los campos donde se prende “permanentemente” fuego.

“Al no tener nosotros el poder de competencia, es la justicia la que debe administrar los medios para realizar las acciones pertinentes que determinen quiénes son los titulares de esos campos y quienes los queman”, añadió el ministro. En este sentido explicó que “si la justicia no tiene acciones ejemplificadoras tomando indagatoria a esas personas vinculadas a los campos que se queman, lamentablemente esa práctica va a seguirse realizando”.

Efectos del humo en la salud

Un estudio presentado por el Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) consignó que en las últimas horas se quemaron 10.000 hectáreas en el delta del Paraná. En tanto, un nuevo informe de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM) de la UNR calificó a la quema de humedales en el Delta del Paraná como “uno de los peores desastres ecológicos” de la región "con graves consecuencias para la salud”.

La investigación clínica data sobre los efectos que causa en la salud de la población de Rosario y alrededores, las continuas quemas en las islas y el humo que generan, situación que torna irrespirable el aire en esta zona. “Como consecuencia de esta práctica irresponsable y descontrolada se multiplicaron nuevamente las consultas por síntomas como tos, dificultad para respirar y silbidos en el pecho”, señaló el informe.

Mientras el fuego continúa, el ministerio que conduce Cabandié, a través del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) mantiene el despliegue de medios aéreos y personal para el combate de los incendios en el Paraná, organizado en dos bases operativas: una en la localidad santafesina de Alvear y la otra en la ciudad bonaerense de San Pedro.

Ver comentarios