Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

La líder de la Coalición Cívica y cofundadora de la alianza Cambiemos, Elisa Carrió, ratificó que avanzará con el pedido de juicio político al ministro de Justicia, Germán Garavano, con lo que abrió una inesperada grieta en el oficialismo.

El desencuentro se produjo a partir de declaraciones del funcionario en un reportaje periodístico, cuando comentó que a su juicio "nunca es bueno que un ex presidente esté detenido o se pida su detención". Carrió asoció las declaraciones de Garavano a la situación de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, procesada en cuatro causas.

Pese a que el ministro luego salió a poner paños fríos, Carrió redobló la apuesta y difundió un comunicado a través de redes sociales, en el que anunció su decisión de formular ese pedido en la Cámara de Diputados, al tiempo que le reclamó al presidente Mauricio Macri "no volver al pasado".

En el texto -difundido en sus cuentas de Facebook y Twitter-, la legisladora señaló que "la Coalición Cívica ARI, a través de sus órganos institucionales y partidarios, ratifica el pedido de juicio político al ministro de Justicia Garavano". Argumentó que "una de las condiciones del acuerdo que construyó Cambiemos, fue el fin de la corrupción y la impunidad para siempre".

"La República está sumamente herida por un sector del gobierno que, por conveniencia política, no desean verdad, justicia y condena. Esto no es negociable. Ni la República. Ni la impunidad. El Presidente lo sabe desde enero del 2015. No volvamos al pasado Sr. Presidente", advirtió.

La legisladora se quejó también por de "la falta de apoyo del vocero del radicalismo, como así también las distintas expresiones a mi supuesta ira, calentura o improsperabilidad del juicio político".

También hizo mención a "cuestiones de carácter estético" hacia su persona "provenientes de muchas mujeres y hombres de la política nacional", anticipando que presentará "una demanda por discriminación y machismo aberrante".

Macristas

Desde el macrismo, el diputado nacional Daniel Lipovetzky salió a defender a Garavano, a quien definió como "un muy buen ministro" y agregó que no observó "ningún justificativo para pedir un juicio político".

"Carrió tiene una gran relación con el Presidente. Podemos estar de acuerdo en algunas cosas y en otras no, pero de eso se trata Cambiemos", explicó el presidente de la comisión de Legislación General de la Cámara Baja. Pero para el seguro enojo de Carrió, consideró que la prisión preventiva dispuesta para ex funcionarios kirchneristas, "en algunas causas judiciales está mal utilizada" y que "un ejemplo claro es el de Amado Boudou".
 

El ministro, conciliador

"Nosotros no hemos tenido un entredicho, ha sido un cuestionamiento de ella hacia a mí. Yo no tengo ningún reproche, ni nunca lo he tenido hacia ella, más allá de los matices o diferencias que podamos tener de opinión", dijo Garavano a periodistas en la Casa Rosada, al término de la reunión de gabinete que encabezó el presidente Mauricio Macri.

El funcionario sostuvo que "si decide esta presentación de juicio político, brindaremos todas las explicaciones que hacen falta en el Congreso". Explicó también que "uno habla en abstracto y era una referencia institucional que claramente marcaba que a los países le hace muy mal esta situación". Finalmente, aclaró que no habló con Carrió, pero que el jefe de gabinete, Marcos Peña, sí lo hizo con integrantes de la Coalición Cívica.

De esa forma, Garavano hizo alusión a la reunión que mantuvieron, en el Congreso, Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con diputados de la fuerza política liderada por Carrió.

Pese a que desde el interbloque oficialista dejaron trascender que se trató de un encuentro pautado previamente para tratar temas vinculados a la discusión legislativa del Presupuesto 2019, admitieron que el entredicho público entre la diputada y el ministro fue parte de la conversación.

Voceros parlamentarios calificaron de "distendido" el encuentro, que permitió además considerar inquietudes planteadas por la Coalición Cívica. Sin la presencia de Carrió, estuvieron los diputados Juan Manuel López, Héctor "Toty" Flores, Alicia Terada, Paula Oliveto y Javier Campos, entre otros.