En estos últimos días se han presentado diversos tipos de proyectos en la Cámara de Diputados, como por ejemplo el pasado 30 de mayo se conocieron los detalles del alivio fiscal para monotributistas y autónomos; el martes 31, se presentó el de la Boleta Única de Papel para las elecciones nacionales y el miércoles 1 de junio, otro para aumentar las penas por producción y tráfico de drogas.

En este contexto, el jueves pasado, la legisladora nacional, María Eugenia Vidal, propuso un proyecto de ley para que el salario máximo de los diputados tenga el mismo incremento que reciben los jubilados.

En la presentación de la propuesta, Vidal, aseguró que: “En este momento de tanta angustia, en el que muchísimos argentinos no llegan a fin de mes, no se puede seguir sintiendo que el que vive de la política vive mejor que ellos. Así como la Madre Teresa decía hay que dar hasta que duela, yo digo, hay que cortar los privilegios y costos de la política hasta que duela”. El proyecto indica que la regulación será para diputados y senadores del Congreso Nacional, pero no para el personal legislativo.

A su vez, Sergio Massa y Cristina Kirchner, presidentes de la Cámara, serán los encargados de determinar los porcentajes de la remuneración de los legisladores, cuando el porcentaje de aumento total anual de la remuneración no supere el porcentaje de aumento anual del haber de jubilación. Además, la cantidad de tramos con aumentos “no podrá ser superior a los que recibe anualmente el personal legislativo del Congreso Nacional”.

“De la misma manera que lo hice cuando fui gobernadora, en donde ya había un tope, pero hice que ese tope fuese muchísimo más bajo, logramos que ese tope sobre el total del presupuesto provincial, fuese más bajo”, explicó la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

Según datos aportados, el Senado tiene 5.175 empleados y gastará este año más de $23.700 millones en sueldos, mientras que el de los 72 senadores arrancan en $350.000.

 

Ver comentarios