Cristina fue una de los últimos oradores en el histórico debate en el Senado por la despenalización del aborto. Era uno de los discursos más esperados porque la ex presidenta de la Nación, tiempo atrás, se mostró en contra de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

"Fueron las miles y miles de chicas que se volcaron a la calle, fue verlas abordar la cuestión feminista, criticar pero también describir la realidad de una sociedad patriarcal", señaló, al explicar su cambio de postura sobre el tema.

"Yo siempre he votado por la vida, he gobernado por la vida, lo hice cuando votamos la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, cuando votamos el Parto Humanizado, la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes", recordó.

Cristina admitió que "no es fácil abordar un tema de esta naturaleza como el aborto pero si es obligación de hacerlo" y cuestionó que "se puede estar de acuerdo o no, proponer modificaciones, pero estamos rechazando un proyecto sin proponer nada alternativo y la situación va a seguir siendo la misma".

La senadora por Unidad Ciudadana remarcó que "es una pena que no hayamos podido abordar un consenso porque el problema va a seguir existiendo".

"Si tuviera la certeza de que votar negativamente o rechazando la media sanción que viene de Diputados no hay más aborto en la Argentina no tendría ninguna duda en levantar la mano. El problema es que este cuerpo va a rechazar lo que viene de Diputados y van a seguir produciéndose los abortos"
, explicó.

Finalmente, se refirió al futuro del proyecto: "Esta ley no va a salir esta noche, no será este año pero será el que viene o el otro".