Al momento del ser detenido en su casa de la localidad matancera de Isidro Casanova, Luis D'Elia aseguró que no le importa ir preso porque "esta es una causa política" y "quieren humillar a toda la oposición”. Luego de salir esposado de su domicilio, gritó: “Macri vos sos la dictadura”.

La detención se produjo en sintonía con las del ex secretario de Legal y Técnica kirchnerista, Carlos Zannini, en Río Gallegos; del dirigente islámico Jorge Yussuf Khalil y la búsqueda del paradero del ex líder de Quebracho, Fernando Esteche, todas ordenadas por el juez Claudio Bonadio.

El proceso comenzó cuando efectivos de la Policía Federal se hicieron presentes en la casa de D’Elía alrededor de las 6.30, ubicada en el Barrio El Tambo, Isleños 565, y pasadas las 6.45 ingresaron a su domicilio luego de que uno de los hijos del dirigente les abriera la puerta.

Mientras se desarrollaba la diligencia judicial, también ingresaron a la casa de D’Elía
integrantes del partido Miles que encabeza mientras que otros militantes de esa fuerza comenzaron a congregarse en la puerta. 
 


Por su parte, la esposa de D’elía y diputada provincial Alicia Sánchez (FpV), calificó el hecho como “una injusticia” frente a los periodistas.

"Yo les pido que dejen de hacer este circo para la población, eso lo puedo entender, pero lo que no puedo entender es la injusticia. Esto es abrir las puertas del infierno", añadió la diputada, luego de analizar que "no puede ser que en la Argentina haya presos políticos".

"Esto habla muy mal de los argentinos, este gobierno no es eterno y tiene que frenar esto de los presos políticos porque no parece un gobierno democrático", afirmó y pidió tener en cuenta que D’Elía “es diabético”.

"Es una vergüenza vivir en este país hoy. Estaba eximido de prisión por el mismo juez Bonadio", agregó la mujer del dirigente.

Tras su detención, D’Elía fue trasladado a la Superintendencia de Investigaciones Federales, ubicada en Madariaga y General Paz en el barrio de Villa Lugano.

 

Fuente: Télam