Los diputados en plena reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda ( Diputados).

El oficialismo logró este martes, firmar dictamen de mayoría a favor del proyecto de reforma tributaria, con cambios de último momento respecto a la propuesta original, que incluyen un reordenamiento del esquema de impuestos internos.

Se espera que la normativa propuesta sea debatida durante la maratónica sesión doble prevista para la semana que viene (19 . 20 de diciembre), informó la agencia NA.

En el marco de una reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda, el dictamen de mayoría fue firmado por Cambiemos y -con disidencia parcial- por el bloque Justicialista y Evolució. Radical (el espacio que lidera Martín Lousteau), en tanto que el Frente para la Victoria-PJ y el Frente Renovador firmaron sus propios dictámenes de minoría.

Entre las modificaciones, se destaca el retorno a la propuesta original para elevar del 8 al 17% el impuesto que pagan cervezas, en tanto que se introdujo un mínimo no imponible de 40 gramos por litro para las bebidas azucaradas con cualquier tipo de endulzante, y de 50 gramos por litro para las bebidas que contengan un 20 por ciento de jugos naturales por litro (por encima de ese piso tributarán 3,4 centavos por gramo). 

En el rubro del tabaco, se estableció que la suba del impuesto por atado de cigarrillos alcance los 25 pesos (era de 22 pesos), y no 28 pesos como se había fijado originalmente, mientras que la alícuota disminuyó del 75 al 73%.

Por otra parte, los inversores no residentes, a excepción de las Lebacs, quedan exceptuados del impuesto a las Ganancias, mientras que el gas quedará eximido del pago del IVA.

A pedido del radical Luis Borsoni, también se estableció una rebaja del IVA para pollos, cerdos y conejos, a fin de que tributen la mitad de ese impuesto (21%), equiparándose con la carne vacuna. 

“Es muy importante la rebaja del IVA para permitir que baje. los precios del valor del pollo, cerdo y conejos y a la ve. permitir que rebaja el precio de la carne”, manifestó Borsoni.

Guillermo Carmona (Frente para la Victoria-PJ) destacó que la reforma “es absolutamente regresiva”, mientras que su compañero de bancada Axel Kicillof remarcó que el Gobierno “ha decidido cambiar los impuestos de la República a ciegas”.

El exministro de Economía advirtió que “están bajando impuestos a los que más tienen”, lo que genera como efecto un crecimiento del déficit fiscal. “Subió el déficit porque quitaron impuestos a los sectores más privilegiados”, explicó.

Por su parte el diputado misionero de la UCR Luis Pastori enfrentó las críticas opositoras al subrayar que “no será la reforma perfecta” y que “en materia tributaria queda mucho por hacer, pero es un gran paso después de décadas en que no se hizo nada”. “Hace más de 20 años que venimos con parches sobre parches”. insistió.

Nicolás del Caño (PTS-Frente de Izquierda) puso en el centro de sus críticas la rebaja de las contribuciones patronales, al destacar que esa medida busca “darle beneficios a los grandes empresarios” y no contribuye a la creación de empleo.

El lunes, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, defendió la reforma tributaria e hizo hincapié en la necesidad de una instrumentación “gradual” a lo largo de los próximos cinco años para que el paquete de medidas sea “sustentable” en e. tiempo.

Luego de constituida la comisión de Presupuesto y Hacienda, el funcionario destacó la creación del mínimo no imponible para las contribuciones patronales (de 12.000 pesos de salario bruto), que a su criterio va en el sentido de “salir al auxilio” de los puestos de trabajo de más baja remuneración “que son los que compiten con la informalidad”.

Adicionalmente se gravará la renta financiera: una vez que entre en vigencia la reforma, los activos financieros en moneda extranjera o indexados a la inflación pasarán a estar gravados al 15%, mientras que las ganancias no distribuidas de las compañías pasarán a estar gravadas al 25%. 

Otro punto que introduce el proyecto es la eliminación del impuesto a las transacciones inmobiliarias, en tanto que pasarán a gravarse las ganancias de capital en las viviendas que no correspondan a uso familiar.