Por Roberto Di Sandro
Decano de la Casa Rosada

El presidente regresa de su visita a Rusia, Suiza ( Davos) y Francia. Habló con todo el mundo. Expuso cómo avanza la Argentina “abriéndose al mundo”. Dejó sentadas bases acerca de los esfuerzos que realiza el pueblo argentino por disminuir la inflación, flagelo que no se detiene. El saldo definitivo tiene un nombre: expectativas.

Dentro de eso existen promesas sustanciales de la seguridad en la Argentina para invertir. En
la Casa Rosada los consultados funcionarios que se quedaron exteriorizaron un optimismo futuro.

A algunos ese optimismo le dieron un nombre “optimismo patológico”. Es decir excesivo, pero así es la patología. En tanto otros centros gubernamentales hablan de “muchas negociaciones”, como así de algunas desinteligencias en acuerdos que “pueden lograrse pero apostando a hechos que debe demostrar la Argentina”.

Putin se mostró abierto a colaborar y volvió a tenderle la mano para que un buque especial de su país quede en aguas del sur argentino buscando al desaparecido submarino, ARA “San Juan”. Por su parte, en Davos, Macri presidió el G20, donde se desata la lucha para que la Unión Europea se acerque al Mercosur. Finalmente en París, el presidente Macron desalentó ciertas aspiraciones argentinas en torno al mismo tema proyectando ese propósito a que “se desestabilizan las carnes europeas”. 

Sólo se dijo que seguirán negociando. En consecuencia, una vez más, el saldo general de la visita deja como resultado sólo expectativas futuras. Hay muchas promesas pero...

Atención, este lunes el mandatario reanuda sus actividades oficiales. La agenda es amplia. Las registramos junto a otras novedades.

La agenda

El lunes, Macri estará en gobierno. Un rato, quizás, porque tiene en su agenda una visita a la Ciudad Universitaria. Espera hablar. Por allí anda la versión de que podría haber una conferencia en la Casa  Rosada para hablar de su viaje. Sólo un rumor.

En la semana: martes la habitual reunión de gabinete; miércoles va al Teatro San Martín; jueves viaja a Jujuy, y viernes inaugura un tramo de la Ruta 8 junto a la gobernadora.

Congelamiento y recortes

Los años hacen que el olfato le dé el privilegio “de percibir”. Ahora el gobierno habla de congelar los sueldos del Presidente, los ministros y altos funcionarios.

Como respaldo a un plan austero. Al mismo tiempo se anticipa recortes en los Planes Trabajar. Casi treinta mil. Está en manos del Ministerio de Trabajo y del de Desarrollo Social. En el primer caso las cosas son distintas. Tienen buenos sueldos y la pasan bien. En el segundo todo lo contrario. Percepción: futuros conflictos. Claro que hay que tener en cuenta muchos Planes Trabajar que sólo reciben subsidios y nadie trabaja porque no hay. Parece que allí apuntan. Se analiza la situación.

¿Otro descontrol? 

La violencia no para. Se esfuerza el gobierno pero las muertes se suceden. Los robos también. Ahora surgió un nuevo centro del terror: fiestas ilegales. Jóvenes que invitan a otros a llevar bebidas alcohólicas a un lugar equis y allí todo se deforma. De allí que una federación, la de Entidades de Discotecas de la República Argentina, entrevistó a funcionarios de seguridad de Patricia Bullrich y Ritondo. “Se están cerrando locales y se pierden fuentes de trabajo”, expresan. El Ministerio de Seguridad tiene la palabra. 

Breves y sabrosas

1) El consenso oficial (gobierno) dice que “de a poco vamos a ir superando los problemas”. De pronto “entre bambalinas” se produce una contradicción impactante: “Cada vez baja más la imagen de Macri”.

2) Algo sumamente positivo: Carolina Stanley dispuso abrir hogares infantiles en el norte del país. ¿Cómo? Con la plata del caso Wilson. ¿Se acuerdan de aquel venezolano que trajo 800.000 dólares para la campaña de CFK y fue detenido? Se los guardó en el Banco Nación y ahora beneficia a muchos niños. “Que devuelvan toda la plata que se robaron así se salva el país”, escuchamos una voz en los pasillos presidenciales.

3) Un periodista con humor, de muchos años en la Casa Rosada, nos mandó dos o tres
frases que integran un decálogo sobre la austeridad que impone el gobierno. Aquí van:

  • A) “Ahorre el agua; no se bañe; no permitan que lo rieguen”.
  • B) “Si tiene aire acondicionado, apáguelo 24 horas por día. Avísele al vecino. Juntos podemos”.
  • C) “Desenchufe la heladera: con el aumento de precios de la canasta familiar, no le hará falta. Cómprese otra canasta”.

El autor: Eduardo Campilongo que escribe con todo respeto. Hay más. Quedan para la próxima.

4) Una buena noticia: “Crecerán en el año en curso las economías regionales”. Lo dijo el presidente de Coninagro al hablar de los bloques a que se destina las exportaciones. Consideró Carlos Iannizzotto que “no debería haber déficit comercial” sosteniendo un apoyo a la política agropecuaria que se lleva a cabo. Fue la última.

Diálogo abierto

Hay una fecha: 24 de febrero. Se fijó como “retiro de trabajo” del Presidente. Allí, junto al mar, en un lugar que construyó Perón para trabajadores y jubilados, se reunirá Macri con todo el gabinete. Es lógico: es Chapadmalal. Dicen los que saben, no siempre, que habrá un diálogo “bien abierto”, claro, preciso, tras escuchar al Presidente. Se buscará un entendimiento “con todos los sectores con los cuales se deba hablar”.

Allí surgirán algunos cambios de estrategias o quizás “de hombres”. “Todo pasará por un filtro de ideas y aclaraciones”. El 1° de marzo, al inaugurar las sesiones del Congreso, se darán a conocer anuncios “trascendentes y fundamentales para el futuro del país”.

Una apreciación que surgió y está latente en el ámbito oficial: ese 24 de febrero puede modificarse porque, oh casualidad, se recuerda el primer triunfo de Perón que  lo llevó a la primera presidencia de la Nación. Volvemos el viernes a las 20.30 en Crónica TV y el domingo como siempre en estas páginas. Buen finde.