En plena negociación con el gobierno nacional por la deuda contraída en 2018, el Fondo Monetario Internacional ( FMI) elevó este martes las proyecciones de crecimiento para la economía argentina. Según el último informe del organismo multilateral, el PBI del país tendría un desarrollo del 3% en 2022; una mejora de 0,5 puntos en comparación con el 2,5% del reporte dado a conocer en octubre pasado.

Las mejoras en las proyecciones del FMI se debieron al recálculo que hizo sobre el resultado de la economía argentina en 2021, ya que había pronosticado un crecimiento del 7,5% y, finalmente, terminó por recalibrarlo al 10%. Pese a las estimaciones, el 3% considerado por el organismo crediticio se encuentra por debajo del 4% proyectado por el gobierno de Alberto Fernández.

En su informe, titulado "Creciente número de casos, una recuperación interrumpida y mayor inflación", el Fondo recomendó endurecer la política monetaria para controlar la inflación en los países donde "tiene una base amplia junto con una fuerte recuperación". O en todo caso, cuando la inflación alta "corre el riesgo de afianzarse, como en algunas economías de mercados emergentes y en desarrollo y economías avanzadas".

Deuda externa: el FMI espera "progresos" en las negociaciones

"Estamos trabajando de forma muy cercana con las autoridades argentinas para acordar un programa que ayude a su sociedad a superar los desbalances de su economía. Tenemos que mejorar en esos desequilibrios para que el país pueda superar las dificultades", expresó este martes Gita Gopinath, subdirectora general del FMI, al presentar la actualización del informe Perspectiva Económicas Mundiales. “Entendemos que la situación socioeconómica es desafiante, por eso estamos adoptando un enfoque flexible y pragmático. Esperamos progresar aún más en los próximos días", agregó.

Según la economista, "eso requerirá un programa que sea sólido y creíble y que aborde los desequilibrios que tiene el país". El análisis de la número dos del Fondo Monetario se produjo en una semana clave para el gobierno argentino. Ocurre que este viernes deberá afrontar el primer vencimiento del año con el organismo, por U$S731 millones, en concepto de amortización de capital por el préstamo que el organismo otorgó a la Argentina en 2018 durante la gestión de Mauricio Macri.

Apenas unos días después, el 1° de febrero, habrá otro vencimiento, por U$S368 millones, por intereses de ese mismo crédito stand by, que el Poder Ejecutivo busca renegociar y así alcanzar un entendimiento.

Acuerdo con el FMI: qué dijo Martín Guzmán

En este contexto, el ministro de Economía destacó que el país quiere llegar a un entendimiento con el organismo internacional "que no ponga en riesgo su fuerte recuperación económica". Sus declaraciones, realizadas a la cadena Al Jazeera, fueron en línea con el presidente Alberto Fernández, que el lunes sostuvo que "por más que a algunos les disguste", la Argentina tiene en cuenta en las conversaciones con el FMI su "derecho a crecer como nosotros queremos crecer".

Desde el Palacio de Hacienda, Guzmán opinó que el Acuerdo stand-by de 2018 fue "un préstamo que muchos percibieron como un préstamo político" y que "el FMI reconoce que el programa fue un fracaso, que no logró ninguno de sus objetivos, que toda la situación económica y social empeoró".

Además, Guzmán dio detalles del acuerdo al que busca llegar el gobierno. "El programa debe ser consistente y continuar con el crecimiento económico de Argentina. Creación de empleo y reducción de problemas sociales como la pobreza, principalmente la de la población menor de 14 años, que es del 54%", concluyó.