En las últimas horas, el Consejo Económico y Social (CES) analizó el impacto planetario, regional y local de la invasión rusa a Ucrania, durante un Diálogo de Alto Nivel denominado "Escenarios ante el Conflicto en Ucrania", donde expertos nacionales e internacionales trazaron un panorama de la situación y su efecto sobre la comunidad global, la proliferación nuclear, el comercio, los derechos humanos y la geopolítica mundial.



El evento, realizado en la Casa Rosada, estuvo presidido por el secretario de Asuntos Estratégicos y titular del CES, Gustavo Beliz, acompañado por el presidente del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), embajador José Octavio Bordón.

Beliz agradeció a los más de una docena de panelistas por su presencia y consideró "ejemplar que una gama tan variada de expertos se hayan tomado este tiempo, con pluralidad, para contribuir a la paz, que es lo que hace falta a nivel internacional y a nivel de los espíritus en la Argentina".

Bordón opinó que primero la pandemia de coronavirus y ahora la guerra en Ucrania "nos han mostrado que tenemos que tener una visión de país, pero no podemos vivir encerrados" como si se estuviera "afuera del mundo", porque eso resulta imposible.

"Esto nos obliga a tener un país con más soberanía producto de su mejor internacionalización", añadió el exembajador argentino en Estados Unidos y Chile, quien consideró que hay una oportunidad para "reimpulsar una convergencia en la región".

El primer panel, "Panoramas del conflicto", fue una suerte de introducción al tema, a cargo del expresidente de Chile y Consejero Externo del CES, Ricardo Lagos, quien consideró que hubo "un error de apreciación" por parte de Rusia antes de iniciar la invasión.

Lagos advirtió además que "por primera vez EE.UU. junto con Europa han venido a usar herramientas económicas para sancionar a Rusia", anticipó "un retroceso del punto de vista de la desglobalización" y un mayor aislamiento del país conducido por Vladimir Putin. "A futuro va a empezar a emerger un mundo nuevo", concluyó el chileno sobre el bloque Asia-Pacífico.

El segundo panel, titulado "El clima internacional en los organismos internacionales", tuvo como disertantes al embajador Rafael Grossi, director General de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA); el embajador Federico Villegas, representante argentino ante los Organismos Internacionales en Ginebra y presidente del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y a la embajadora María del Carmen Squeff, representante Permanente de Argentina ante la Asamblea General de Naciones Unidas, que hablaron de las implicancias del conflicto en cada uno de estos organismos clave.

"Estamos frente a un escenario de un posible accidente nuclear en Ucrania", advirtió Grossi, que contó que ofreció en persona a los cancilleres de Rusia y Ucrania "un esquema ad hoc de protección de todas las instalaciones nucleares".

"Espero estar en Ucrania muy pronto para iniciar este proceso de asistencia concreta y directa", fue su deseo.

En el tercer panel, "Implicancias globales", los oradores fueron Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, y José Antonio Sanahuja, Asesor Especial para América Latina y el Caribe del Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea y director de Fundación Carolina, quienes hablaron de los efectos sobre China y sobre Europa (respectivamente) de esta guerra.

Así, Shifter consideró que "China se va a encontrar en una posición un poco incómoda" mientras dure este conflicto, que "está causando desestabilización en Europa y en el mundo", pero "no va a romper la alianza con Rusia", aunque tome distancia temporalmente de ella.

El español Sanahuja afirmó que "se ha entrado una nueva fase histórica de desglobalización centrada en el propio mercado interior", al tiempo que pronosticó una "rápida desconexión europea de la energía rusa", conscientes de que "la energía renovable es la energía de la libertad".

El cuarto panel, "Implicancias financieras y económicas", estuvo encabezado por José Antonio Ocampo, exsecretario General Adjunto de las Naciones Unidas, y po r Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva de Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), quienes coincidieron en que los efectos económicos del conflicto serán menores de los geopolíticos, pero existirán ganadores y perdedores.



Los expertos pusieron el foco en productos como "trigo, maíz, fertilizantes, petróleo y gas" con "efectos diversos en América latina", pero adelantaron una "reversión de todas las políticas expansionistas que se dieron en la pandemia".

En el panel de conclusiones generales participaron en modo presencial José Barbero, decano del Instituto de Transporte de la Universidad de San Martín; Eugenio Díaz Bonilla, Jefe de Departamento en el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI); Andrea Oelsner, directora de las licenciaturas en Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de San Andrés; Federico Merke, director de la Maestría en Política y Economía Internacional de la misma universidad, y Rut Diamint, investigadora del Conicet.

Ver comentarios