El gobierno anunciará en los próximos días una serie de medidas para reducir el ritmo de los aumentos en los precios al consumidor, que se aceleró abruptamente en las últimas semanas. Entre ellas se considera la creación de nuevos fideicomisos para subsidiar alimentos e insumos bàsicos y eventuales ajustes en los derechos de exportación.

Sin embargo, voceros oficiales descartaron que se arme un "paquete antiinflacionario" sino que se tratará de decisiones puntuales. La lógica es que la inflación es un problema "multicausal", como lo sostiene el ministro de Economía, Martín Guzmán, y por ello no debe esperarse "un plan milagroso".

No habrá "un plan anti-inflacionario de diez puntos, como tantas veces se anunció", sino que se irán dando a conocer "una serie de medidas", dijo la vocera. También confirmó que el presidente Alberto Fernández se viene reuniendo con el equipo económico para delinearlas.

"El Gobierno está comprometido en llevar adelante políticas y medidas que permitan garantizar (que no suban) los precios de los alimentos", indicó la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, en su conferencia de prensa de este jueves. Si bien aclaró que no se van a modificar las retenciones a los granos, porque un cambio de ese tipo debe ser dispuesto por el Congreso, Cerruti dijo que "lo que sí tiene definido el Gobierno es la decisión de intervenir" para "defender el derecho de los ciudadanos", ante el aumento de los precios internacionales  de los cereales, el petróleo y el gas, entre otros commodities.

Entre otras cuestiones, hay "conversaciones con aceiteras y otros sectores para garantizar el precio de la harina y el aceite", destacó Cerruti. "Si esto no sucede, existe la posibilidad de modificar la alìcuota de los productos derivados de la soja", adelantó. Hasta ahora, la harina y el aceite de soja tributaban un arancel de 31% sobre el valor de exportación y sería llevado a 33%, para igualarlo con la soja sin procesar.

En febrero la inflación trepó 4,7% y en particular los alimentos lo hicieron 7,5%, según informó el Indec. El organismo también indicó este jueves que la canasta básica alimentaria aumentó 9% el último mes.

La preocupación sobre el alza en el precio de los alimentos es global. El Fondo Monetario Internacional advirtió que "los precios mundiales de los alimentos, que ya estaban en máximos históricos (un aumento del 23% el año pasado), han alcanzado nuevos máximos desde que comenzó la guerra en Ucrania", según remarcó Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, a través de su cuenta de Twitter.

"Los pobres que gastan una mayor parte en alimentos serán los más afectados; el impacto de los precios repercutirá en todo el mundo y aumentará la inflación en todas partes", dijo Georgieva.