La Asociación Bancaria (AB) decidió este lunes el estado de alerta en todo el país y advirtió que si este martes no hay respuestas positivas al reclamo gremial de cuidado de la salud de los trabajadores, de preservación de los puestos laborales y de las condiciones salariales y de convocatoria a paritarias, adoptará medidas de acción directa.

Los secretarios general y de Prensa del gremio, Sergio Palazzo y Eduardo Berrozpe, señalaron en un comunicado que en caso de no recibir respuestas positivas a esas demandas, la conducción nacional y el plenario de secretarios generales, determinarán el próximo miércoles medidas de fuerza en todo el país.

La organización sindical aseguró que la prioridad en el contexto de la Covid-19 es "la salud y la vida"; exigió "la preservación del empleo", el anticipo en junio del aumento previsto para agosto próximo y adelantar la revisión del acuerdo ante la suba de precios.

"Luego de gestiones y reuniones con las cámaras, las autoridades del Banco Central (BCRA) y de la cartera laboral, la Bancaria planteó en una audiencia en Trabajo soluciones inmediatas para la salud, el empleo, el salario y otras condiciones de trabajo. El gremio está cansado de ambigüedades, descontroles, tergiversaciones de la legislación vigente, dilaciones e indefiniciones, que impiden el diálogo constructivo", afirmó el documento.


El gremio señaló también estar "cansado" de que los bancos consideren a la pandemia como "una oportunidad para ajustar en función de una desordenada reconversión financiera" y ante "el esfuerzo laboral de los bancarios, quienes demostraron su voluntad solidaria, la que no puede ser confundida con tolerancia a las conductas inadmisibles".

El sindicato exigió respuestas sobre la salud y la vida y afirmó que el protocolo Covid-19 debe ser rigurosamente observado y actualizado a una realidad más grave que la de 2020, y añadió que la mayoría de las dependencias carecen de ventilación suficiente y de dimensiones necesarias para el distanciamiento interpersonal, por lo que deben conformarse equipos de trabajo rotativos cada 7 días, integrados por todo el personal.

"El bancario es un trabajo esencial, por lo que hay que proveer con urgencia la vacuna y abonar viáticos ante la saturación del transporte público. También son necesarios dos puestos de seguridad en cada sucursal y preservar el empleo. La reconversión de las entidades y el sistema financiero por el desarrollo tecnológico, acelerada por la Covid-19, se realiza con un desorden que afecta el interés público y violenta derechos", afirmó.

Además, rechazó "el cierre y desactivación de sucursales, que también afecta a los usuarios, en particular a los jubilados, regiones y localidades; los planes de retiros anticipados y las tercerizaciones", por lo que exigió garantías de empleo para todos los bancarios y sostuvo que el asesoramiento a clientes debe ser personalizado.

"El Central tiene que derogar las resoluciones de la gestión macrista, que profundizaron la desregulación y promovieron la externalización de servicios y los cierres de dependencias bancarias. La banca digital, las fintech y bigtech deben cumplir las regulaciones de la actividad bancaria", puntualizaron Palazzo y Berrozpe en el documento de prensa.


La Bancaria exigió el cumplimiento de la Ley de Teletrabajo, el pago de gastos por conectividad, energía, hardware e infraestructura y el acatamiento de la jornada laboral y su adecuación a las nuevas formas de trabajo, por lo que demandó "la inmediata convocatoria a discutir paritarias ante la diaria violación de derechos de los bancarios".