Dos de las principales figuras de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, salieron a respaldar públicamente a Mauricio Macri. Fue horas después de que se conociera el procesamiento del expresidente en la causa judicial que investiga el presunto espionaje a familiares de las victimas del ARA San Juan.

"Macri no espió ni mandó a espiar a nadie. Confió plenamente en él. Claramente detrás de este procesamiento hay una fuerte persecución política", dijo en las redes sociales Rodríguez Larreta, quien secundó desde la Jefatura de Gabinete al exmandatario cuando éste se encontraba al frente del Gobierno de la Ciudad.

Por su parte, Vidal (ex gobernadora bonaerense y actual diputada electa por la Ciudad) cargó contra el juez federal de Dolores, Martín Bava, quien lleva adelante la causa. Dijo que "jueces como Bava nos avergüenzan" y que "ninguna persecución política nos va a intimidar ni a frenar".

A nivel institucional, Juntos por el Cambio emitió un comunicado en el que repudió el procesamiento de Macri y la decisión del juez Bava, a quien consideró "manifiestamente incompetente y cuyo accionar representa una vergüenza para todos los argentinos".


"Confiamos en que el procesamiento del expresidente se resolverá de manera imparcial e independiente en las instancias superiores judiciales en las que continuará la causa y que se le pondrá un freno al amedrentamiento que impulsa Bava utilizando la tragedia del ARA San Juan como herramienta de persecución política", sostiene el comunicado de la coalición opositora.

Este miércoles, el magistrado procesó a Macri por "abuso de autoridad de funcionario público en carácter de autor” y por la "realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor, en virtud de haber posibilitado la producción de tareas de inteligencia ilegal, generado las condiciones para que se pudieran llevar a cabo, almacenado y utilizado datos sobre personas, por el solo hecho de sus acciones privadas, u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales o comunitarias, y por la actividad lícita que desarrollaban".

En su resolución, Bava indicó que Macri "no pudo ser ajeno a los hechos que se le imputan.  Lejos de ello, la propia de inteligencia pone al imputado en rol de establecer los lineamientos generales y la conducción política de todo el sistema de inteligencia, mediante el cual se desarrollaron las acciones ilegales investigadas en autos, en particular, el espionaje de los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan”.