La obsesión del Jefe de Gobierno de la Ciudad por los datos estadísticos parece haber llegado a un punto impensado. Tras lo que se desprende el mismo Boletín Oficial, se supo que el gobierno porteño destina millones de pesos para la realización de encuestas.