Si no fuera porque muchos precios están congelados por el Gobierno debido a la pandemia, por ejemplo combustibles o tarifas, el costo de vivir en plena crisis para una familia promedio (dos adultos y dos menores en edad escolar) sería más escalofriante de lo que ya es. Como pasa con los contagios; los precios aún en plena cuarentena no paran de subir y desafían su propio pico.

La principal preocupación, sin dudas, es que los precios de los alimentos y las bebidas siguen estando por encima de la inflación promedio mensual. No es un fenómeno específico de la cuarentena; la Argentina convive con este problema desde hace ya casi dos años. Por ejemplo, en Capital, de acuerdo con la medición de Consumidores Libres, que conduce Héctor Polino, en la primera quincena de este mes los alimentos subieron 5,71%. No se salvó nada: frutas y verduras,11,68%, los productos de almacén 3,7% arriba; y carnes, 4,64%.

De acuerdo con los datos oficiales de la Ciudad de Buenos Aires, en mayo una familia tipo necesitó $ 43.373 por mes para no ser pobre pero siempre que no tuviera que pagar alquiler ni cuota del crédito hipotecario. Incluyendo esos gastos, necesitó $ 53.400 mensuales. Ese dato alarma porque para fines del año pasado se estimaba que el 40% del ingresos familiares era sólo de $ 40.000 mensuales.

La demanda en el país está echa añicos y esto antecede la pandemia y la cuarentena obligatoria, que se instaló el 20 de marzo pasado. Por eso, entre otras cuestiones el consumo no para de caer aunque los precios no paran de subir. Según CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) en mayo las ventas minortas se desplomaron un 50,8% y ni siquiera el Día del Padre pudo remontar la cuestión, ya que se vendió, según la misma fuente, un 44,2% menos que el año pasado.

Con el desafío de bajar la inflación y aumentar el poder adquisito. el equipo económico prepara para los próximos días un encuentro con empresarios. Según fuentes privadas en esa mesa estaría sentada, por ejemplo, la Unión Industrial que conduce Miguel Acevedo. Como ocurría en discusiones pevias a la pandemia, allí se empezarán a definir medidas que busquen atenuar los precios y que mejoren los salarios para la segunda parte del año. Algo que suena al menos pretencioso. Hay mucha precuación en el Gobierno porque los pronósticos prevén que la inflación este año rozaría el 50% y que la economía se desplomará. El propio Fondo Monetario acaba de corregir hacia abajo la proyección de la caída económica y dijo que sería de 9,9% para el 2020.

Vivir en la Argentina es muy caro desde mucho antes del Covid-19. Ya en febrero de este año, de acuerdo con el Centro de Educación, Servicios y Asesoramiento al Consumidor (CESyAC) reveló que por día una familia para comer, alquilar y sostener, por ejemplo, un auto de 10 años de antiguedad precisaba $ 3.146,76 por día. A pesar de que en abril no se fabricó ni un solo auto en el país, para comprar un vehículo se necesitaron 26 salarios, mientras que en Alemania o en los Estados Unidos apenas entre 4 y 6 sueldos, de acuerdo con un relevamiento de la UADE.

Siguiendo con los sueños que cada vez se alejan más de las posibilidades de la mayoría de los argentinos. Para  comprar un departamento de dos ambientes, la UADE estimó que se requieren 5,53 salarios para adquirir sólo un metro cuadrado de uno nuevo y 4,99 salarios para llegar al metro cuadrado de uno usado. Yendo a las cosas más básicas y cotidianas, la ecuación tampoco mejora. Por ejemplo, comprar un litro de leche común en enero pasado orillaba , en promedio, los $18 pero ahora, seis meses después, el mismo sachet cuesta $ 52,50 el litro a pesar de que el cosumo de lácteos por persona cayó 10 litros y está en los niveles más bajos de la historia; ¡acá en el país de las vacas!

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos