La actividad económica subió 5,1% en abril con relación al mismo mes de 2021, según un informe emitido este jueves por el Indec. La mejora fue motorizada por sectores de fuerte incidencia en el índice general como Comercio e Industria manufacturera, que en conjunto explicaron casi un tercio de la variación.

De acuerdo al reporte oficial del EMAE (Estimador Mensual de la Actividad Económica), hubo subas importantes en casi todos los sectores. Pesca, con el 68%, y Hoteles y restaurantes, con 40,1%, fueron los de mayores alzas. El único que registró un retroceso fue Agricultura, ganadería, caza y silvicultura con un saldo negativo de 7% interanual.

Transporte y comunicaciones, con 7% de suba, y Construcción, con 6,7% de suba, también contribuyeron a la mejora.

La comparación con los años inmediatos anteriores se ve dificultada por las alteraciones provocadas por la pandemia de coronavirus. Aun así, el índice quedó 1,5% por encima de abril de 2019, último año de normalidad en la actividad, lo cual da señales de que la mejora de la economía es genuina.

 

 

Pese a los números favorables, el ritmo de crecimiento parece haber entrado en una meseta. En la comparación mensual, abril arrojó una mejora de apenas 0,6% en la medición desestacionalizada. En los últimos cuatro meses hubo un “serrucho” con dos subas y dos bajas. La tendencia-ciclo se estacionó en un ritmo de 0,4% mensual, por debajo de lo que ocurría a fines del año pasado.

De cara al futuro, hay cierto temor de analistas privados sobre si la economía se “enfriará” como consecuencia de las restricciones para que los importadores accedan al mercado de divisas, como fruto de las nuevas medidas cambiarias dispuestas por el Banco Central. En ese sentido, la consultora OJF, cuyos estudios son seguidos con atención por los analistas económicos, estimó que en mayo la actividad cayó 1,2% mensual.

“Hacia adelante esperamos que la situación macroeconómica sufra mayores deterioros. Al gobierno se le cerró el acceso al mercado de financiamiento en pesos y la calma cambiaria llegó a su fin. En este contexto, las posibilidades de desacelerar la marcha inflacionaria son casi nulas y el cumplimiento de las metas acordadas con el FMI quedará cada vez más lejos”, señaló la consultora.

Ver comentarios