La audiencia había sido convocada luego de que la querella, representada por el abogado Pablo Lanusse, apelara los procesamientos dictados por el juez Julián Ercolini en el marco de la causa que investiga la muerte de Alberto Nisman, ocurrida en 2015.

En diciembre pasado, Ercolini procesó al informático Diego Lagomarsino como “participe necesario” de la muerte del fiscal y le endilgó haber proporcionado un “arma amiga” para simular el suicidio del fiscal del caso AMIA.

El magistrado también procesó a cuatro custodios a los que acusó de haber incumplido los deberes de funcionarios públicos al no haber protegido al fiscal que -según la justicia- fue asesinado.

Con el objetivo de llegar lo más rápido posible a la instancia de juicio oral y público, la defensa de Lagomarisno -el dueño del arma de la cual salió el disparo que mató a Nisman- no había apelado el fallo de Ercolini pero sí lo hizo la defensa.

Ante los jueces de la Sala II, el abogado Lanusse pidió que sean revocados los procesamientos que pesan sobre Lagomarsino y sobre los cuatro custodios de la víctima, que se los vuelva a indagar y que se agrave la imputación que pesa sobre ellos, según informaron fuentes judiciales. 

El abogado querellante pidió, además, ampliar la investigación sobre a la ex presidenta, a agentes de inteligencia y al juez federal Daniel Rafecas; el primer magistrado que desestimó la denuncia de Nisman contra Cristina Fernández de Kirchner por el encubrimiento del atentado a la AMIA. 

Ante los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun, el abogado que representa a Sara Garfunkel pidió que la muerte de Nisman sea investigada como un “magnicidio”, que se vincule al memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán y que se anexen a la causa otras como la que juzga a distintos ex funcionarios por supuesto encubrimiento. 

Durante la audiencia, uno de los abogados de Lagomarisno, Martín Chasco, buscó rebatir los argumentos de la querella y el cambio de calificación pretendido; mientras que los abogados de los custodios expusieron sus argumentos para rechazar que hubieran incumplido sus deberes.

La muerte de Nisman se produjo en enero de 2015, cuando el entonces fiscal del caso AMIA fue encontrado muerto en el baño del departamento que habitaba en Puerto Madero.

El 14 de enero de 2015, Nisman había denunciado a la ex mandataria por el supuesto encubrimiento del atentado a través de la firma del memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán en el marco de la causa AMIA.