En época de Semana Santa, una vieja tradición para cualquier familia argentina es la de comer pescado, ante la imposibilidad que la religión cristiana brinda de comer carne durante ese período.

Por este motivo, la demanda de pescado en esta época del año suele ser mayor, aunque para este año poder acceder a su compra parece ser una misión casi imposible. Cronica.com.ar realizó un relevamiento por distintas pescaderías de CABA y el conurbano bonaerense, comercios en los que se puede encontrar una importante suba de precios.

En particular, lo que más escaló fue el valor de la merluza, que pasó de estar a $900 hace 15 días a escalar a los $1.250 promedio en los negocios, aunque según la zona este precio puede subir a más de $1.300, lo que lleva a una suba promedio de alrededor del 35%.

Comerciantes afirman que las malas condiciones climáticas en Mar del Plata llevaron a que haya menos provisión de merluza, que impactó en precios (Crónica/Ruben Paredes).

"Los proveedores nos dicen que hay un muy mal clima en Mar del Plata, que imposibilita la pesca de merluza. Por eso, hay desbastecimiento. A los comerciantes nos llega menos mercadería y a valores altos, no tenemos otra opción que también subir", explicó Dante Sumen, encargado de la pescadería Delicias del Mar, del barrio porteño de Palermo.

 

 

Rosa, encargada de la pescadería Esturión, emplazada en la localidad bonaerense del Lanús, resaltó en la misma sintonía que se encuentran en un momento "de mucha demanda y poca oferta para el consumidor" que lleva a las demarcaciones debido a esta falta de abastecimiento por la situación de la ciudad portuaria.

De este modo, para que una familia compuesta por cinco personas pueda disfrutar de un filet de merluza en Semana Santa el gasto estimado es de $1.600, sin contar la guarnición, ya que la compra de 1 kilo y medio de este pescado demanda esa inversión.

Por su parte, respecto a otras opciones que se pueden encontrar en las pescaderías, el salmón rosado se encuentra en $3.500, con un incremento alto durante el último mes, ya que a comienzos de marzo esta a $2.600.

 

 

A su vez, el valor del calamar se ubica en $950 y se mantiene dentro de lo más estable, la brótola se encuentra a $1.215 (el mes pasado estaba cerca de $1.000), el mero a $1.400 y el pollo de mar a $1.000.

"La merluza la estamos vendiendo menos de lo que sale. No hay rentabilidad. Los proveedores me subieron en un día $80 la compra, pero no la puedo subir mucho más porque sino no me compra nadie. No tengo otra opción que tener que ganar menos para no perder clíentes", enfatiza Sumen.

Sobre esta línea, David Zelarrayán, encargado de la pescadería Querandí, ubicada en el barrio de San Cristobal, se mostró preocupado por la situación y la posible caída de ventas por la suba de precios, por lo que lamentó la posibilidad de que "se pierda una tradición de Semana Santa".

 

 

"El comercio es el que pone la cara frente a esta situación, los clíentes se enojan pero no podemos hacer más que esto. Es una época para comprar pescado y hay que conservarla, cuidarla", enfatizó.

Algo bueno para subrayar en cuanto a los valores de los pescados, es que se mantiene estable en su precio el valor de los cornalitos, a poco más de $900 el kilo, y de las rabas, a alrededor de $2.000 por kilo.

 

Por M.C.

Ver comentarios