Por Fedra Abagianos

@TrinityFlux

Los paros docentes en Argentina se vienen dando desde hace más de un siglo.  El eje del reclamo, con algunas diferencias, es siempre el mismo: aumento de salario y mayor presupuesto educativo. 

Con unos 11.000.000 de alumnos y unos 800.000 docentes, los paros son tema de debate en los ámbitos políticos, los medios y la sociedad. Las críticas a la que se deben enfrentar tanto el gremio como el Estado, se basan en los días de clases que pierden los alumnos por las huelgas, en el deterioro de la calidad educativa y la continuidad de los estudios. 

En un contexto actual donde las tensiones con los docentes se acrecientan y comienza a visualizarse un conflicto por las paritarias que podría poner en peligro una vez más el comienzo del ciclo lectivo, el Observatorio Argentinos por la Educación realizó un informe en el que reveló la respuesta a la pregunta "¿Cuántos días de paro docente hay en Argentina en el nivel primario?". 

Según el informe, mientras que la Ley N° 25.864 de 2003 fijó un piso de 180 días de clases para el ciclo lectivo en todo el país, desde el retorno de la democracia, hubo un promedio de 12 días de paro docente por año a nivel nacional.

Reclamos salariales y aumento del presupuesto educativo: un reclamo que persiste.

En  2018 el promedio, a nivel nacional, fue de 13 paros docentes en el nivel primario. Las tres jurisdicciones con mayor cantidad de días de paro fueron Chubut con 78 días sin clases, Neuquén con 53 y Buenos Aires con 25. Las provincias con menor cantidad de días, sólo 3 en todos los casos, fueron Catamarca, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Salta, San Juan, San Luis y Tucumán. 

Desde el retorno de la democracia, hubo un promedio de 12 días de paro docente por año a nivel nacional.

El informe se basó en un documento de trabajo del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS) de la Universidad Nacional de La Plata, donde se recogieron las cifras sobre días de paro docente en el nivel primario en cada jurisdicción entre 1983 y 2014. Este nuevo trabajo actualizó el análisis hasta 2018.

La metodología  utilizada en la investigación para el informe,  se apoyó en los  llamados "Anuarios de la economía Argentina" publicados por la consultora "Tendencias Económicas y Financieras" editados desde 1983, donde se difunde el número de días de paro por sector, para cada mes del año del reporte, basados en notas de diarios. 

 "Los paros nacionales los sumamos a todas las provincias. Los paros provinciales sólo a aquellas donde hubo más del 40% de adhesión,  donde también se reporta un número estimado de adherentes", explicó a Crónica David Jaume, economista e investigador del banco de México  y autor del informe publicado por el Observatorio. 

Según Jaume, lo más relevante del informe, es que "el nivel de paros es elevado desde una perspectiva histórica para todas las provincias, aunque el conflicto docente está más presente en algunas de ellas. El alto nivel general y la variabilidad provincial son los principales resultados", explicó y agregó: "El alumno promedio que empezó la primaria en 2013 y la terminó en 2018  estuvo expuesto a 73 días de paro.  Estos son más de 3 meses de clases si consideramos que cada mes tiene veinte días hábiles o 40% de un ciclo escolar de 180 días por año, tal cual lo establece la ley de educación citada en el informe".

Los días de paro fluctúan de acuerdo a cada provincia. 

Las cifras  varían entre las provincias según revela el informe. Un alumno que empezó la primaria en 2013 en Santa Cruz y terminó la primaria en 2018, estuvo expuesto a 261 días de paro, es decir, el equivalente a un año y medio de clases o un ciclo y medio lectivo. En Chubut a poco más de un año de clases con 208 días,  en Tierra del Fuego  con 181 días y en Neuquén a 169 días. En todos los casos la cantidad es cercana a un ciclo lectivo. En el otro extremo, un alumno que completó su escolaridad en San Luis, estuvo expuesto a 12 días de paros docentes; en San Juan, a 19, y en La Pampa a 23.

"El alumno promedio que empezó la primaria en 2013 y la terminó en 2018  estuvo expuesto a 73 días de paro.  Estos son más de 3 meses de clases"

"El año pasado pasamos por muchos paros y supongo que eso generó una necesidad de medir cuánto tiempo del trabajo de los chicos se perdió. Primero,  creo  que es relevante saber que es mucho más alto el número de  paros en las escuelas públicas que en las privadas. Y en segundo lugar,  que los docentes son los que más paros hacen, o sea es el gremio más conflictivo. Pero por otro lado, esto también evidencia que las políticas públicas no han podido consensuar con este grupo de trabajadores para evitar esta conflictividad",  explicó a Crónica Guillermina Tiramonti, investigadora del área de Educación de La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

En la historia argentina la primera huelga docente que se registra es de 1881, cuando nueve maestras de la Escuela Graduada y Superior de la provincia de San Luis llevaron a cabo la primera medida de  fuerza. En una nota dirigida al gobernador de la provincia y a Domingo Faustino Sarmiento, las docentes reclamaban la falta de pago de ocho meses y sostenían que "suspenderían las tareas de la escuela hasta que se hiciera  justicia y se les pagara". 

TE PUEDE INTERESARDocentes no lograron adelantar la paritaria

Para  Alejo Demichelis, secretario de prensa de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina  (CTERA) hubo muchos paros desde el regreso de la democracia a la fecha, pero hay tres momentos históricos de la lucha docente: "La Marcha Blanca de 1988 que fueron 42 días de paro,  la Carpa Blanca de 1997  a 1999 que fueron 1003 días frente al Congreso de la Nación para exigir una Ley de Financiamiento Educativo y la Paritaria Nacional Docente,  y por último,  la  Escuela Pública Itinerante y la Marcha Federal Educativa del 2017". 

Por su parte, Manuel Becerra, profesor en secundaria y formación docente, aseguró que: "Los docentes no hacemos paro porque nos neguemos a trabajar o a la innovación. Hacemos paro, como recurso de última instancia, para atraer la atención de la ciudadanía y para defender nuestro trabajo",  y agregó:  "Si no hacemos huelga nuestro trabajo entra en peligro. ¿Quién tiene la responsabilidad real de generar buenas condiciones de trabajo, y de educabilidad para nuestros alumnos? Ésa, y no otra, es la pregunta a responder entre todos".

"El Gobierno y los gremios deben toma. conciencia de la necesidad de bajar este grado de conflicto que lleva más de 35 años y que puede afectar el desarrollo intelectual de niños que hoy se encuentran en la escuela primaria, pero cuyo capital humano los acompañara durante toda su vida", concluyó Jaume.