Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

El gobierno nacional y referentes políticos y gremiales se cruzaron en torno al proyecto de reforma laboral que enviará al Congreso el presidente Mauricio Macri, que para los gremios implica un recorte de derechos para los trabajadores.

El proyecto será enviado al Parlamento en momentos en que se amplió la ofensiva contra algunos sindicalistas por hechos de corrupción, como los resonantes casos de Marcelo Balcedo, Omar "Caballo" Suárez y Juan Pablo "Pata" Medina, a lo que se suma la denuncia contra los Moyano por presunto lavado de dinero.

"No hay una caza de brujas, no queremos hacer pagar a justos por pecadores. Pretendemos un vínculo con los gremios con transparencia, franqueza en las negociaciones, sin prácticas mafiosas y extorsionadoras. Hay una mayoría de sindicalistas de diferentes sectores políticos que hacen las cosas con transparencia, aunque este gobierno no le va a dar ninguna ventaja a ningún político, ni sindicalista", aseguró el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Al funcionario le contestó Omar Plaini, quien dijo que "cualquier reforma que se haga, por mínima que sea, nunca va a ser en favor de los trabajadores". El referente del gremio de los Canillitas remarcó que "el anteproyecto nos generó contradicciones en la CGT, con discusiones internas, pero nosotros ya hicimos nuestra tarea al hacerle la devolución al gobierno".

Otro referente cegetista, el triunviro Juan Carlos Schmid, anticipó: "no estoy dispuesto a dar ni una palabra a favor. Los pactos están para ser cumplidos y aquí el gobierno no cumplió con el primer pacto que era discutir las cuestiones que afectan a nuestros intereses". Schmid agregó que "el gobierno nunca mencionó que iba a sancionar una ley previsional de estas características. Si el contexto del pacto fue aquel, no tengo por qué sostener la reforma laboral ahora".

En un principio, la CGT había respaldado en líneas generales la reforma laboral, pero ahora las cosas cambiaron porque el gobierno, según sus dirigentes, "coló por la ventana" la reforma jubilatoria.

Por su parte, el ex jefe de la bancada de Diputados del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, también cuestionó la reforma laboral. "En lugar de respetar el principio de progresividad de derechos, es todo lo contrario. Va a tener reacciones (el gobierno) como con la reforma previsional", indicó uno de los peronistas que más sabe sobre derecho laboral.

Recalde también cuestionó "actitudes persecutorias", al referirse a las causas que se desarrollan contra diversos sindicatos y aclaró que "es bueno que el Poder Judicial investigue frente a las denuncias, lo malo es la condena mediática y que trasciendan datos que se supone son resguardados por ley".

"Cuando se avanza para deteriorar a los dirigentes sindicales, es para deteriorar la fortaleza de los sindicatos y con esto la posibilidad de la defensa de derechos y conquistas de los trabajadores", advirtió.

Los líderes sindicales dicen que nada es casualidad y también interpretan que la ofensiva contra los gremios busca debilitarlos en la pelea que se viene en los próximos meses por la reforma laboral.