Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Aníbal Asseff, dirigente de Cambiemos de Moreno, formuló una denuncia al respecto, ya que Festa no cumplió con el procedimiento establecido en la Ley Orgánica de Municipios que rige en la provincia Buenos Aires, el cual obliga a los intendentes a pedir autorización en caso de ausentarse de su cargo por un período mayor de cinco días.

Assef aseguró que Festa se fue del país el pasado 26 de diciembre rumbo al Caribe, en un vuelo de la línea Aeroméxico y que, al no avisar como indican las normas, "podría ser suspendido de sus funciones". Este sábado, en declaraciones periodísticas, el dirigente lo tildó de "irresponsable" y agregó que cobra 140.000 pesos mensuales en mano.

A Festa lo habría acompañado en el viaje su mujer, Romina Uhrig, quien fue candidata en las listas de las legislativas pasadas para cumplir con el cupo femenino y ahora es secretaria de Desarrollo Productivo de ese municipio del oeste del conurbano.

"Sin discusiones con respecto al derecho de tomarse vacaciones anuales y su destino, la irregularidad estaría marcada en el ámbito administrativo en violación a la Ley Orgánica de Municipios", insistieron desde Cambiemos, tras lo cual advirtieron que en la situación de acefalía debería resolverla el Concejo Deliberante en los próximos días.

Incluso la concejal Cynthia González, la reemplazante natural del intendente en este caso, dijo que no sabe ni a dónde está Festa, ni cuándo piensa regresar. Trascendió que el viaje del intendente era por diez días, pero ese lapso ya se cumplió el último viernes.

Los vecinos, en problemas

Mientras el intendente se broncea en el Caribe, los vecinos la pasan mal, tal como advirtió Crónica, al constatar in situ el estado deplorable de la red cloacal en el Cuartel V de Moreno.

Según consignó la nota del periodista Matías Resano, el trayecto de la calle París, entre La Escultura y Curapaligüe, los excrementos y demás restos cloacales avanzan a pasos agigantados, gracias a que están obstruidas las cañerías por las cuales deben circular.

El municipio enfrentó en los últimos meses problemas financieros que incluso generaron que se tuvieran que pagar los sueldos en cuotas. Asimismo, parece que las obras tardan en llegar.

Este sábado, los vecinos seguían denunciando, usando botas para poder caminar entre las aguas desbordadas por las cloacas tapadas, con un olor nauseabundo.

"Las cloacas están saturadas, no entra al barrio la ambulancia ni los colectivos cuando llueve mucho. Tampoco entra el camión de la basura", aseguraba una vecina, reflejando la indignación general.

"Al no pasar el basurero el barrio está lleno de basura, lleno de ratas: le decimos al intendente que el barrio Alem, el barrio Namuncurá existen", indicaba otro vecino, mientras todos batían palmas exigiendo respuestas de manera urgente.