El acoso escolar es una de las principales problemáticas que afectan a los niños de todo el mundo. La tecnología, y en particular las redes sociales, funcionan como vía para difundir estos comportamientos, es por eso que especialistas del sector digital promueven la concientización permanente sobre el uso infantil. 

Desde el 2013 y gracias a un proyecto impulsado por la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, se estableció el 2 de Mayo como el Día Mundial Contra el Bullying o Acoso Escolar, con el objetivo de colaborar con la difusión y abordaje sobre esta cuestión.

Las medidas preventivas y de aislamiento por la pandemia de Covid-19, así como las clases virtuales, potenciaron el uso de Internet y se generó una baja en la edad en la que los niños comienzan a utilizar las redes sociales. En este sentido, también aumentó la exposición de los chicos a situaciones de acoso online, también llamado cyberbullying o ciberacoso.

La digitalización acelerada a causa del contexto pandémico provocó que las aulas ya no estén delimitadas por muros, y se conviertan en aulas expandidas, construidas tanto en entornos físicos como virtuales. Esta realidad sentó un escenario propicio para el bullying en redes sociales, una de las principales vías de comunicación entre niños y adolescentes.

Hugo Martínez, experto en la integración de tecnologías en educación, señaló que el cyberbullying consiste en el acoso o la intimidación por medio de dispositivos digitales, haciendo uso de Internet. “Se trata de un comportamiento repetitivo que busca atemorizar, enfadar o humillar a otras personas a través del uso y difusión de datos difamatorios o discriminatorios”, destacó.

“Estas conductas de abuso se pueden presentar no solo en las redes sociales, sino que también en los videojuegos, servicios de mensajería o incluso a través de mensajes de textos", advirtió el especialista.

 

Los acosadores se amparan en el anonimato o el uso de identidades falsas, vulnerando muchas veces las mismas normativas de las plataformas de interacción. "Los adultos solemos estar más atentos a estas conductas inadecuadas, cuando estas son presenciales y menos atentos cuando el abuso se produce en ambientes virtuales. Sin embargo, el daño y los efectos que el cyberbullying puede tener en niños y adolescentes es de igual o mayor gravedad cuando se produce en ambientes físicos, dado que la exposición a la burla suele ser más amplia en los ambientes digitales”, explicó Martínez.

Por su parte, María Fernanda Díaz, líder del área pedagógica de Colegium, hizo hincapié en el impacto emocional que puede tener para los niños sufrir ciberacoso más allá de haberse efectivizado el regreso a presencialidad en toda la región. “Hoy en día gran parte de la sociabilidad sigue dependiendo de las redes sociales, por lo cual las secuelas del cyberbullying pueden ser profundamente dañinas e impactar en la salud de los chicos y chicas”, afirma la profesional.

Consejos para prevenir situaciones de acoso escolar

  • Formar a los estudiantes en términos de ciudadanía digital, para que puedan reconocer buenas prácticas en entornos virtuales y cuenten con las herramientas para identificar situaciones de acoso.
  • Establecer lazos de confianza y habilitar espacios de conversación al interior de la familia y en las instituciones educativas, en los que prime la escucha activa y la contención.
  • Revisar las configuraciones de seguridad y de protección de datos de los estudiantes con los proveedores de plataformas digitales escolares y también en redes sociales. A la vez, es fundamental conocer cuáles son las herramientas que brindan las redes sociales para reportar el acoso.
  • Estar atentos a los cambios de ánimo o a las reacciones poco comunes. Los cambios repentinos en el carácter son señales de que pueden necesitar ayuda.
  • En el caso de las instituciones educativas, contar con protocolos para el abordaje institucional de casos de acoso escolar en cualquiera de sus formas que permitan actuar a tiempo.
Ver comentarios