Se llama Paola Sallustro, pero desde hace casi 20 años es conocida simplemente como "Poly". Con Tan solo 13 años comenzó a trabajar en televisión de la mano de Cris Morera: debutó en Rebelde Way, donde interpretó a Agustina Laumann, y años más tarde llegó su consagración, como Maia en Floricienta.

La joven actriz era la única mujer de los hermanos Fritzenwalden y compartió elenco con figuras como Mirtha WonsHenny Trayles. Ese papel fue un antes y después en su carrera, ya que aún conserva fans de aquella época. Pero el éxito no le impidió abandonar la actuación, pese a participaciones especiales en Casi Ángeles y Los Únicos, para dedicarse a la música.

Floricienta y la decisión de cambiar de rumbo

En la tira protagonizada por Florencia Bertotti, Poly se relacionó por primera vez en pantalla con su gran pasión: la música. Pues su personaje, al igual que ella, tocaba el piano. "Fue una sorpresa que haya hecho eso porque para mí ya no era solo actuar, me sentía como en mi casa porque terminaba de grabar y seguía tocando. Fue mi salvación", contó tiempo atrás, en diálogo con Infobae.

Así fue que se le despertaron dudas sobre su futuro laboral, hasta que finalmente, tras un viaje por Estados Unidos con su abuela, se inclinó por el Piano. "Estaba en pleno éxito y auge, y resigné la fama por la música. A veces me pregunto si tomé la decisión correcta, pero por dentro es lo más sano y lindo que pude haber hecho", destacó Sallustro.

"Me pasé horas en frente al piano tocando desde Beethoven hasta compositores de la actualidad. Me interné en mí misma y me di cuenta que quería la música. Pensé: 'Me puedo quedar sola en este universo con un piano y soy feliz'", agregó.

 

Poly y su carrera solista

Desde ese entonces su proyecto fueron cien por cien musicales. En 2010 terminó su primer disco, aunque nunca lo editó. Luego, comenzó a trabajar en su siguiente trabajo: Volando.

El álbum se publicó en 2013 y consiguió una nominación a los Premios Gardel. Además, ese mismo año Poly tocó junto a Liza Minelli en el Luna Park.

En 2018, llegó Salvaje y mientras termina su nuevo disco lanzó sencillos como Para la eternidad y Lo prohibido. Pero también usa sus dotes como compositora para trabajar con otros artistas."Por respeto a ellos, no puedo decir para quiénes compongo", afirmó y agregó: "Es más fácil escribir para una mujer que para un hombre y trato de meterme en la cabeza del artista para transmitir lo que ellos quieren".

El amor y la música

Desde hace 8 años, Poly está de novia con Diego "Diega" Lichtenstein, ex baterista de Tan Bionica, DJ y productor. La pareja fundó "Litro música", una empresa que trabaja para marcas como Nissan, Hyundai, Google, Volvo, Panini y Nivea, diseñando sonidos y componiendo música. 

El flechazo "fue re loco", ya que se conocieron gracias a Twitter: se empezaron a seguir, intercambiaron número y dos meses después llegó el primer encuentro. "Un día, de la nada, me escribe y me pregunta si lo quiero acompañar a ver un show. Me sentí un poco incómoda y le dije que no me gustaban las citas. Él me aclaró que no era eso, sino que no tenía con quién ir y, en esos términos, acepté. A partir de ahí, no nos separamos nunca más", relató Poly.

"Hay parejas que cuando trabajan de lo mismo, se agobian. Pero nosotros no. Somos muy mejores amigos", precisó.

Además del amor, la pareja comparte la pasión por la música, la aliada menos esperada que tuvieron para atravesar la pérdida de un embarazo. Ambos compusieron "Para la eternidad", una canción que busca naturalizar esos duros momentos que suceden en la vida.  “Una siente que quizás tiene un problema y no lo cuenta o tiene culpa, un montón de sensaciones internas, que hace que no lo hables. Nadie tiene la culpa de nada, pasa y duele…”, reflexionó, en diálogo con TN.

 

 

 

Ver comentarios