Dos finalistas del reality “Los 8 Escalones” protagonizaron un momento muy emotivo que sorprendió a todos los presentes y a los miles de televidentes. Como es habitual, en el ciclo conducido por Guido Kaczka juegan participantes con diferentes historias de vida y todos quieren llevarse el premio millonario.

En este sentido, dos de los concursantes que lograron hacerse del millón de pesos tuvieron un emotivo intercambio. Todo el mundo se vio conmovido por el noble gesto que tuvo Alejandro, el participante que se consagró como ganador de la edición de este lunes feriado.

 

Apenas conoció el resultado, el ganador se mostró entusiasmado porque reveló que el dinero lo va a destinar a colaborar con un amigo jubilado. Pero el clima cambió cuando Guido Kaczka se aproximó para hacerle la pregunta tradicional a los ganadores.

Ante la posibilidad de volver a jugar por más dinero, la gran mayoría de las personas suele contestar con un “” que no deja lugar a dudas. En esta ocasión no fue esa la respuesta. 

Guillermo, finalista de Los 8 Escalones.
Guillermo, finalista de Los 8 Escalones.

“Fue durísimo, estuve a punto de no participar, estaba con la presión alta. No sé cómo estaré ahora, pero con esto voy a ayudar a mi amigo”, comenzó el relato del nuevo ganador del ciclo de El Trece. Luego, sorprendió al contar que no tenía pensado regresar al reality. 

Viendo la situación de Guille (el otro finalista), deberíamos tener un Ministerio de Desarrollo Social que se ocupe de determinadas cosas. Y yo creo que él va a disfrutar y lo necesita mucho más que yo. Con esto estoy, le quiero dar la posibilidad de que vuelva. No sigo”, expresó ante emoción de su rival.

“Veo lo duro que debe ser su día a día y las necesidades...”, agregó Alejandro antes de que los aplausos de todos en el estudio lo interrumpan, y al mismo tiempo se fundió en un abrazo con el otro competidor.

Guillermo, ¿entonces volvés a jugar en Los 8 escalones?”, le consultó el conductor al finalista que recibió una segunda oportunidad para ganar el premio mayo. “¡Por supuesto!”, respondió con mucha emoción.

Cabe mencionar que Guillermo había ganado el millón en las anteriores dos emisiones, y logró jugar su tercera oportunidad, aunque perdió con otra participante.

Según había contado, su objetivo es reunir la mayor cantidad de dinero posible porque tiene hijos con discapacidad y quiere agrandar y adaptar su casa a las necesidades de ellos.

 

En la primera aparición que tuvo en el programa, el hombre había ido vestido con un particular traje de murga. “Somos ´Los rengos del Bajo´, que es una murga para personas con discapacidad. Mis hijos lo son, por eso nos anotamos en familia para bailar”, explicó.

“Pertenecemos a la Asociación para la Espina Bífida e Hidrocefalia. Participar en esta murga es mi hobbies y mi salida familiar”, agregó el hombre.

Y también había agregado: “Mis hijos están en silla de ruedas a partir de los 15 años, entonces la casa ha quedado un poco incómoda. La adaptamos bastante, pero queremos tener la posibilidad de ampliarla y adaptarla un poco más”.

Ver comentarios