Todos conocen a Jorge Román por haber interpretado a uno de los deportistas más importantes de Argentina, Carlos Monzón, pero antes de su estrellato en la pantalla chica, el hombre tuvo una vida muy sacrificada y alejada de los medios y los sets de grabación. Hoy es uno de los actores más destacados de la industria local y lleva el talento nacional más allá de las fronteras del país. 

Nacido en Palo Santo, provincia de Formosa. Su vida siempre estuvo ligada al esfuerzo, ya que su familia era de clase media-baja. Su primer trabajo fue cuando era muy chico, en ese momento buscaba pomelos y naranjas en pata por las lagunas de los Esteros. Asimismo, nunca dejó de lado la educación y gracias a eso pudo buscar un futuro mejor. Según contó en entrevistas, vivió momentos de violencia en su casa porque se consumía alcohol. 

 

Si bien siempre sintió afinación con el mundo artístico, Román se recibió en Ciencias de la Educación en la Universidad del Nordeste. En sus primeros años, fue auxiliar de cátedra y profesor en su provincia natal. Cuando cumplió 30 años, sintió que había algo que tenía que cambiar y decidió mudarse solo a Buenos Aires. Sus conocidos pensaron que se venía a hacer un postgrado, sin embargo, él se anotó a talleres de teatro en la Manzana de las Luces

Mientras se formaba como actor, daba clases particulares y así se logró subsistir en la Ciudad. Luego de un tiempo, comenzó a participar en algunas publicidades y bolos en la televisión. A pesar de no vivir con lujos y estar lejos de su familia, en ese momento entendió que quería dedicar su vida a la interpretación. Seis años después de su llegada a Capital, consiguió su primera participación en cine en la película "Sol de otoño". 

Jorge Román llegó a Buenos Aires en los 90°. 

A lo largo de los 2000, tuvo la posibilidad de actuar en distintas películas independientes que, si bien no son muy conocidas, fueron destacadas por la crítica. En las más destacadas se encuentran: "Felicidades" y "El bonaerense". Este último film lo consagró como "Revelación Masculina en Cine" en los Premios Clarín.  En esos años, también estuvo viviendo en Misiones y Corrientes, debido a que estaba grabando distintos proyectos en dichas zonas. 

Cabe destacar que Román se continuó formando como actor, de hecho, estuvo estudiando en la Fundación Robert Redford en Estados Unidos con el actor Ed Harris. Al volver del extranjero, decidió empezar a formar actores a partir de talleres y cursos en los que busca que las personas salgan de sí mismos. Este nuevo trabajo le dio mucha experiencia en el ámbito artístico. 

La película "El Bonaerense" le dio conocimiento a Jorge Román. 

Mientras estaba de viaje por cuestiones laborales, el actor se enteró de que había quedado como protagonista de la serie del reconocido boxeador, Carlos Monzón. Esta era una gran oportunidad, ya que era la primera serie que haría para una plataforma extranjera, además, podía sus dotes actores en un lugar desconocido debido a la violencia que se plasma en la historia. Tras el estreno de la ficción, su trabajo fue reconocido por la audiencia y la critica tanto nacional como del exterior

Actualmente, el éxito ya es parte de su vida. Luego del protagónico, se volvió uno de los actores argentinos más alabados. Asimismo, Román continua con los talleres de teatro y continúa dando clases a actores principiantes que quieren seguir un sueño como lo hizo él. “En un par de meses pasé de dormir en un sillón de prestado en la casa de unos amigos, a pasearme por la alfombra roja de Cannes”, resaltó el intérprete en una entrevista. 

 
Ver comentarios