Los argentinos vuelven a animarse a salir al exterior de vacaciones después de la pandemia del coronavirus, poco a poco volviendo a confiar en los viajes a larga distancia. Sin embargo, la tendencia del turismo de cercanía no se rompe con el regreso del turismo al extranjero, y cada vez son más los argentinos que prefieren descubrir los secretos que esconden sus propias provincias.

Para los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires que buscan alejarse del ruido y rápido ritmo de la ciudad, los pacíficos pueblitos rurales de la Provincia de Buenos Aires son una opción ideal para armar una escapada de fin de semana; y qué mejor destino para disfrutar de una tarde en el campo que el pueblo de Ireneo Portela.

 

Qué hacer en Ireneo Portela, histórico pueblo bonaerense

 

A 165 km de CABA, este pueblo de 500 habitantes recibe turistas en sus almacenes campestres.

 

Como muchos otros de los pueblitos rurales esparcidos por la Provincia de Buenos Aires, Portela debe su origen al paso del ferrocarril; más específicamente, el ferrocarril Belgrano. El tren pasó por primera vez en 1909, y el pueblo se fue formando a su alrededor bajo el mecenado de la familia Guevara Linch. Hasta el día de hoy, turistas y vecinos pueden visitar la estación de ferrocarril, que continúa en pie en forma de museo público.

Además de su estación, Portela aún conserva varias de sus primeras edificaciones, como la antigua capilla del pueblo, bajo la advocación del Dulce Nombre de Jesús, inaugurada el 18 de enero de 1914 y declarada monumento histórico de la Provincia. También continúa en pie la primera escuela Rural Nicolás Avellaneda, más conocida como escuela de la Bellaca, funcional desde 1916.

 

 

 

 

 

Más allá de las emblemáticas instituciones que le ganaron el título de pueblo histórico, Portela también invita a disfrutar de su gastronomía local. De hecho, la comida casera del pueblo es tan conocida que tiene su propia fiesta: la localidad es huésped de la Fiesta del Guiso Carrero y el Pastel todos los meses de mayo en el aniversario de la emancipación de la nación.

El resto del año, los turistas que deciden visitar Portela puede comer en el antiguo almacén de ramos generales llamado "La sucursal de Vitto", hoy restaurante de campo, que ofrece todos los fines de semana un menú casero con un distintivo sabor campestre. Dentro del pueblo también se encuentra "Goyenespe & Genoud", uno de los mejores almacenes de Ramos Generales.

Ubicado a 165 km de la Ciudad de Buenos Aires, se puede llegar a la localidad de Portela viajando por el Acceso Norte (Ramal Campana) y luego continuar por Ruta Nacional Nº 9 hasta el km 141,5.

Ver comentarios