Isla Santiago es uno de los destinos turísticos desconocidos del partido de Ensenada. Sobre la costa del río bonaerense se encuentra este paraje rodeado de árboles, flores y muchas sorpresas más. Debido a su interés cultural, forma parte del proyecto provincial "Pueblos Turísticos", que busca fomentar a los vecinos a conocer sus regiones linderas. Una escapada perfecta para hacer en un día en familia y disfrutar de la naturaleza. 

Llegar al sitio es muy fácil, ya que hace unos años se construyo un puente levadizo que une las costas. Desde la Ciudad de Buenos Aires son 66 kilómetros de distancia, es decir, poco más de una hora de viaje. Se debe conducir por la Autopista Doctor Ricardo Balbín o Ruta Nacional 1 hasta rotonda de Ensena. Desde allí, tomar la salida de la Ruta Provincial 11 con destino a Punta Lara. Cuando se choca con el rico, doblar por la Avenida Almirante Brown que te lleva al camino de cruce. 

La historia de la Isla es de larga data, ya que posee un puesto de Prefectura Naval hace décadas. Pero se supone que su fundación se realizó en 1890, cuando se comenzó la construcción del Puerto La Plata. En ese momento se ejecutó la división con el bloque terrenal a partir de la apertura de un canal. Primero se fundó lo que se conoce como Isla Paulino y tiempo después Santiago, que es de un tamaño mucho menor que la primera mencionada. 
 
A comparación de las demás elevaciones sobre el agua, este paraje avanzo de la mano del avance de la población. De hecho,  los habitantes cuentan con electricidad y agua para las viviendas. El hecho de poseer conexión directa con el partido, sin necesidad de tomarse una embarcación, permite tener una mística distinta. Una de sus primeras construcciones fue el Club Isleños Unidos, fundado en 1913.
 
El puente de la Isla permite el acceso rápido al sitio. 
Actualmente, Santiago tiene al rededor de 200 personas residiendo en la zona. La economía local está sustentada gracias al turismo que reciben todos los días, pero sobre todo los fines de semana. Para seguir fomentando las visitas en la región, se creó la Asociación de Turismo Comunitario Isla Santiago, que organiza distintos eventos culturales que invitan al recorrido, como por ejemplo ferias de productos regionales y actividades relacionadas con la pesca.
 
En cuanto se llega al lugar, se puede encontrar un largo  sendero que bordea el canal de acceso que funciona como espacio de recreo. Ahí se puede andar en bicicleta y en rollers. Los nenes pueden disfrutar de jugar con la naturaleza y además, se puede aprovechar para descansar en el pasto rodeado de árboles y tomando unos buenos mates. 
 
La isla está repleta de árboles que dan una sombra ideal para verano. 

No cabe duda que Isla Santiago es un sitio muy pintoresco. Lo ideal, es recorrer la zona caminando, ya que de esta manera se podrá disfrutar al máximo de los paisajes. Sus viviendas son de los atractivos más lindos, por el hecho de que parecen hogares de película por su mezcla de colores, madera y chapa. Además, muchas de ellas tienen hermosos murales pintados que transforman a la región en un museo a cielo abierto. 

A través de la caminata se puede llegar a los puntos más recónditos del espacio, por ejemplo se puede visitar la escuela primaria número 38 que está en medio exuberante vegetación y que la rodia el sonido de las aves sueltas. El paraje es realmente tranquilo y seguro, a pesar de lo cerca que está de la ciudad. De hecho, solo hay un quiosco, un almacén y un vivero. 

Sus casas le da un toque muy especial. 
Ver comentarios