Desde el barrio Malvinas Argentinas, en General Rodríguez, L-Gante la pegó con sus éxitos, que sonaron durante la pandemia de coronavirus. Pese a que muchas personas escucharon su hit RKT, por el cual saltó a la fama y que se hizo conocido por sus encuentros con los influencers Ibai Llanos, Luisito Comunica y por sus “sessions” con Bizarrap, pocos conocen la historia de este chico que tiene apenas 20 años y más de dos millones de suscriptores en YouTube y otro millar en redes sociales como Instagram o TikTok.

"El tema que menos creí que iba a funcionar y que menos producción le di, fue el que pegó", había dicho el autodenominado cumbiero (“corta, sin discusión”) que sacó su tema RKT L-Gante hace menos de un año. “En 2017 ya había sacado temas, pero nadie me reconocía", dijo al canal de YouTube Damn, especializado en rap y hip hop, en relación con ese clic que el artista dio desde que comenzó a grabar sus primeras canciones.

Según L-Gante, quería salir de ese molde e intentar no copiar música que normalmente los cumbieros usan para inspirarse. “Mi objetivo era mezclar la cumbia y hacer algo” contó en la entrevista que brindó a Caja Negra, de Filo News.

El nombre de L-Gante, que nerealidad se llama Elian Ángel Valenzuela viene de su mamá, quien lo apodó así porque cada vez que se levantaba a desayunar con la notebook, para hacer un nuevo tema, no se cambiaba la ropa, sino que andaba por la casa en pijama. “Mi mamá pasaba por ahí, me veía y me decía 'qué elegante, eh’, pero en realidad estaba re ciruja”, dijo el artista también apodado “keloke” por sus amigos del barrio.

Su primeras canciones en 2017 y cómo fue su infancia hasta convertirse en L-Gante

Los comienzos de este cantante de cumbia se remontan a 2017 cuando con sólo 15 años conoció a su mánager Kevin Rivas (cuyo nombre artístico es DT Bilardo), el cual contactó a través de la mencionada y famosa computadora del Gobierno, que pertenecía la programa Conectar Igualdad.

Se crió en el barrio Malvinas Argentinas, en General Rodríguez y, tras pasar por otros barrios, finalmente se instaló en “el Bicentenario”. "Es un barrio hecho por el Gobierno", aclaró.

Como de muy chico ya le gustaba la música, a los 13 años quiso armar su propio estudio. Entonces, a esa edad aprendió a grabar solo y, como cuenta ya "estaba a pleno" para encaminar su vida profesional a lo que es hoy, un artista reconocido en el mundo de la cumbia, el rap, trap y que sus canciones suenan en toda Hispanoamérica. “Escuchaba mucho rap de Argentina. Después escuché reggaetón. Estaba siempre informado con el tema”, dijo L-Gante.

Con 15 años, L-Gante usó la famosa notebook del Gobierno, para grabarse con la webcam y decidió buscar en internet un productor o un estudio para poder grabar profesionalmente. "Ahí me lo encontré al loco este” (DT Bilardo), con quien se tomó un café y acordó grabar en su estudio en Belgrano.

L-Gante, con Bizarrap.

“Mi productor me cobro tres veces”, contó el artista, quien detalló también que su mamá lo pudo “bancar” en esas oportunidades, con mucho esfuerzo, hasta que ya no pudo pagarle más las sesiones en el estudio de grabación. Por lo tanto, su productor decidió no cobrarle más y L-Gante pudo sacar sus temas. "Kevin, ya te los voy a cobrar", le dice al manager en forma de broma y mirando fijo a la cámara.

L-Gante contó que vive con su mamá y su novia. "Mi mamá siempre fue de rebuscársela", dijo cuando le preguntaron de qué trabajaba su familia. Además, contó que tiene dos hermanos y una hermana. Uno de ellos falleció.

"El papá de mis hermanos vive en Dubai, le dicen el árabe; el mío en Merlo y no lo conozco", dijo con una carcajada. Con el sueño de dedicarse a lo que le gustaba, L-Gante contó que cuando dejó “las giladas” y que ahora, con 21 años, ya piensa “en dejar de escabiar”. “Quiero hacer una vida del bien, de sano”, sostuvo.

Su infancia la pasó en la calle, jugando con su grupo de seis amigos, con quienes se mandaba macanas, cuando salía a recorrer todo General Rodríguez a las 12 de la madrugada, sin que su mamá pudiera ponerle los puntos.

“Como no conocía a mi papá, nadie me ponía los puntos”, dijo entre risas L-Gante con respecto al trabajo que le daba a su mamá poder cuidarlo. “De pendejito varias veces me agarró la Policía por tirar piedras por ahí”, contó sobre sus travesuras de chico.

Asimismo, contó que más tarde comenzó a trabajar en una fábrica de plásticos, que su amigo Hernán tiene en esa ciudad, pero su sueño era ser cantante, así que, pese a que “la tenía clara” con las máquinas, también tenía 12 horas para pensar en canciones. Fue así que decidió renunciar y dedicarse de lleno a la música.

“La cuarentena nos mató a todos”, dijo L-Gante que, por haber renunciado a la fábrica, se había quedado sin trabajo. Sin embargo, se reinventó y salió adelante. “En ese momento hice diseño de cumbia 420 con la computadora, que con eso soy bastante inteligente, los mandé a hacer, y a cara de perro vendí todos. Con eso hice el videoclip que me costó cinco mil pesos, que en realidad fue más una salida con amigos”, sostuvo.

Después, se contactó luego con Papu DJ por Instagram, ahí pegó "cavida" y le propuso hacer una pista que le había pasado por WhatsApp. Era la de RKT L-Gante. “La pista me parecía re sencilla, pero ahí fue cuando pegué con el diálogo más crudo argentino, mal”, contó.

Ahora, L-Gante continúa con su fama, lanza temas a cada rato y su música se escucha en todas partes. Tan es así, que los artistas extranjeros que reaccionan a su éxito y le dicen que el ritmo destiempo, pero que esa particularidad “suena bien” y les gusta. Lo que no se le pude discutir es que sus temas continúan “pegando” en cada lugar.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos