"Acá hay toda gente buena”, expresaba Dante Mastropierro, en una de sus escenas como el “Negro Pablo” en la serie “ Okupas”, cuyo reestreno en Netflix la reubicó entre una de las ficciones más populares veinte años después.

El actor retoma dicha frase para referirse al comedor Pancita Llena, Corazón Contento, en el barrio porteño de La Boca. Una iniciativa que encabeza junto con un grupo de madres y que brinda asistencia a más de cien familias.

“Esto es a puro rolo. El rolo, turro, es el bobo, el corazón”, aclaró Dante en diálogo con cronica.com.ar respecto del comedor situado en Brandsen 740, enfrente de la cancha de Boca.

La movida nació hace aproximadamente 20 años, casi en simultáneo con el boom de la serie donde él desempeñaba el papel del enemigo de Ricardo, representado por Rodrigo De La Serna. El inicio en su carrera de actor, que tuvo lugar en el aquel éxito televisivo, fue de “casualidad”, como él mismo define. Por ese entonces, Mastropierro era sereno en una locación muy cercana a donde se desarrollaba el casting de Okupas, y “le mandamos fruta y fuimos”.

Dante junto a Sergio Podeley, con quien compartió la ficción.

Su forma de expresarse, con términos tumberos, llamó la atención del director Bruno Stagnaro, quien entonces le colocó “la pilcha” de “El Negro Pablo”. Claro; Dante contaba con su experiencia personal para llevar adelante a un personaje marginal, dado que “me crié en los pasillos; yo viví durante mucho tiempo en un lugar mucho peor que las torres de Dock Sud” donde grabó sus escenas.

Un barrio con códigos

El actor pasó su infancia y su adolescencia en el barrio Los Álamos, en la localidad bonaerense de Quilmes, en el cual “si tenés códigos, te respetan”. “Si te subís al bondi, debés sacar boleto; si no, no te subas”, dejó en claro Mastropierro. Allí, “la olla se compartía. Poníamos unos manguitos entre varios del barrio y comíamos un guiso, pollo, o lo que pinte. A veces, quien tenía un poquito más, decía: ‘hoy quiero comer esto’, y lo tiraba arriba de la mesa. Me acuerdo que nos juntábamos a comer en la casa de una vecina, a quien le decíamos la tía”. No obstante, el actor reconoció que “muchas veces me fui a dormir con un mate cocido en la panza”.

Semejante pasado no sólo le sirvió para brillar en su faceta actoral, sino también en la humana, llevando adelante, junto con Marcela y un grupo de madres, Pancita Llena, Corazón Contento. En este sentido, Dante describió que “se trata de ayudar a los pibes del barrio, a sus mamás, a todos aquellos que menos tienen”.

Al comedor acuden 150 familias a las que se les brinda una ración de comida todos los días, pero también contención afectiva, educativa y sanitaria. “Hacemos un trabajo social a pulmón”, consideró a quien en la calle también llaman “El Negro Pablo”.

Para seguir profundizando esta misión, los impulsores del espacio solidario planifican edificar una nueva instalación. Al respecto, Dante detalló que “queremos construirles un lugar para que puedan estudiar, festejar sus cumpleaños e incluso ser atendidos por un médico amigo, que siempre colabora con nosotros”.

Es por ello que en Brandsen 740 necesitan chapas, maderas y demás materiales, también alimentos no perecederos, verduras, carne y ropa, principalmente, abrigo. Las donaciones pueden entregarse a dicha dirección o llamando al 11- 3312-2550. Un rol solidario que mejor le sienta al actor de Okupas”, “Botineras”, “El secretario”, y que promete volver con otra serie que se las trae.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos