La escritora Ángeles Salvador falleció este martes tras permanecer internada el último mes en la Fundación Favaloro. La autora de “El papel preponderante del oxígeno” y “La última fiesta” sufrió complicaciones en su salud a partir de un cuadro de coronavirus.

El escritor y periodista Esteban Schmidt confirmó la noticia en Twitter: “Hace unos minutos murió Ángeles Salvador. Deja tres hijos, aún pequeños, brillantes y talentosos como ella, dos libros y el gran ejemplo de sacarle el jugo a la vida con lo que hay disponible. Tenía 50 años. Que brille para ella la luz que es eterna”.

Salvador era trasplantada de un riñón, un factor que agravó el cuadro de Covid-19 que atravesaba. Estaba internada en terapia intensiva desde hacía un mes en la Fundación Favaloro.

El coronavirus le ocasionó una neumonía bilateral por lo que tuvo que ser inducida a un coma y permanecía conectada a un respirador.

La noticia impactó en la comunidad literaria de la Argentina, donde la autora era muy respetada. La Unión Argentina de Escritoras y Escritores le dedicó unas palabras en sus redes sociales. "Despedimos con dolor por su partida temprana a Ángeles Salvador, autora de estilo particular y desfachatado, y abrazamos a sus seres queridos en estos duros momentos", publicó la entidad.

Los mensajes de despedida comenzaron a inundar las redes sociales en la tarde del martes. El ministro de Cultura porteño Enrique Avogadro, los escritores Pablo Plotkin y Gonzalo Garcés, la conductora Luciana Vázquez, le dedicaron sentidas palabras, entre tantos otros.

Por su parte, Martin Sivak del Diario ar, donde Salvador colaboraba, lamentó el fallecimiento  de "la escritora y autora de dos novelas extraordinarias". "Nuestra gratitud por todo lo que dijo y cómo lo dijo", expresó Sivak.

El coronavirus le ocasionó una neumonía bilateral por lo que tuvo que ser inducida a un coma y permanecía conectada a un respirador.

Trayectoria

Ángeles nació en Buenos Aires en 1972. La primera parte de su carrera profesional fue como actriz. Antes de cumplir 40 cambió de rumbo y se volcó a la literatura. Publicó cuentos en revistas literarias hasta que llegó su primera novela: “El papel preponderante del oxígeno”.

El año pasado publicó “La última fiesta”, que ahonda en el mundo de la política, la farándula y el periodismo durante el verano en Punta del Este. "Me encantan los políticos. Suele ser gente brillante, decidida, ambiciosa, memoriosa, madrugadora y trasnochadora por igual, son buenos actores y son valientes hasta la inmolación. También son todo lo peor", había opinado sobre su última obra.

Esas dos novelas le otorgaron un lugar destacado en la escena local, cosecharon aplausos de la crítica y ganaron el respecto de autores reconocidos. Hoy la literatura argentina está de luto.

Ver comentarios