Un hombre y una mujer, ambos de 67 años, fueron hallados muertos en una represa de Argelo, Luján. La policía rescató el viernes por la tarde el cuerpo de la mujer, identificada como Nilda Lucía Larraín, y el sábado por la mañana el de su esposo, Pedro Nolasco Rodríguez.

La pareja fue vista con vida por última vez la tarde del viernes, cuando salieron de su vivenda camino a la Finca de Cochabamba, donde ambos trabajaban. Fue el dueño de la finca quien avistó el cuerpo de Larraín, flotando en la pileta de riego.

El hombre contactó a la policía local, que se acercó junto al departamento de bomberos para rescatar el cadáver. En las inmediaciones, a unos 20 metros, también hallaron ropa de trabajo, una bolsa con pan y unos lentes. La fiscal Claudia Ríos, de Homicidios, se hizo presente en el lugar y se activó el protocolo de femicidio por si se trataba de un caso de violencia de género. 

La mujer vivía con su esposo y su mascota, pero no había rastros de ninguno. La búsqueda siguió hasta la noche, con buzos ingresando en las aguas de la represa, pero entrada la noche la falta de luz imposibilitó el rastrillaje.

El cuerpo de Nilda Larrain fue recuperado la noche del viernes. (Cortesía El Sol)

A la mañana siguiente, los agentes de policía reiniciaro la búsqueda y lograron ubicar el cuerpo de la segunda víctima, Rodriguez, también flotando en el piletón de la finca. El perro continúa desaparecido. Se inició una investigación para determinar la causa de la muerte de la pareja, pero las fuerzas de seguridad sospechan fuertemente que se trató de un accidente.

El Ministerio de Seguridad confirmó a Télam que la principal teoría es que una de las víctimas se resbaló en un intento de rescatar al perro y la otra cayó al agua al intentar ayudarla. "El matrimonio quería mucho a su perro, por lo que creemos que se cayó y ellos intentaron sacarlo y se arrojaron también al estanque, pero no pudieron salir", indicó una fuente ligada al caso.

La hipótesis fue reforzada por el descubrimiento de un par de anteojos colocados sobre una piedra en las cercanías del agua. "Eso nos hace pensar que no fue una acción imprevista, sino que pensaron en tirarse, a lo mejor para sacar a su mascota", comunicaron las fuentes policiales. Además precisaron que los bordes de nylon del piletón son lisos, lo que les habría dificultado salir.

Si bien a simple vista el cuerpo de la mujer no presentaba lesiones, se espera que concluya la necropsia para determinar las causas del deceso. "Aún es prematuro, pero con las pericias que se han realizado en la zona, creemos que se trató de un accidente", concluyeron.