Una tragedia generó conmoción este fin de semana. Un nene de 11 años se colgó de un arco de fútbol mientras jugaba con unos amigos, la estructura metálica se cayó y el travesaño lo golpeó en la cabeza. El niño fue llevado inmediatamente a un centro de salud, pero llegó sin vida. Ahora investigan si hubo negligencia o responsabilidad de la institución.

El hecho sucedió este sábado por la tarde en San Antonio de Padua, en el partido bonaerense de Merlo. Un grupo de chicos que juegan en el Club El Rayo, entre ellos la víctima, identificado como Thiago Flores, jugaba en una de las canchas del predio. 

El chico de 11 años sufrió un golpe mortal en su cabeza luego de que le cayera encima el travesaño de un arco de fútbol. “Estaba jugando con sus primitos, se colgó del travesaño, empezó a balancearse y al tercer balanceo se le cayó encima y lo golpeó en la cabeza”, relató en una nota Darío, uno de los padres que integran la Subcomisión de Fútbol del club.

Thiago era jugador del club, pero ese día la fecha de la Liga Municipal de fútbol de Merlo se suspendió debido a la tormenta que hubo durante la madrugada. No obstante, el menor se encontraba en las instalaciones porque fue a acompañar a sus primos y a sus tíos que habían alquilado una de las canchas para jugar un partido. 

“El club tiene dos canchas, una chica y una grande. Los tíos, junto a sus amigos, habían alquilado la más grande para jugar entre ellos. Además de llevar a sus hijos también llevaron a Thiago ya que sus papás tuvieron que hacer una diligencia esa tarde y lo dejaron al cuidado de ellos”, explicó.

Los chicos aprovecharon que una de las canchas estaba vacía y se pusieron a jugar. Fue en ese momento que la víctima se colgó reiteradas veces de la estructura, la cual se le vino encima y lo golpeó en la cabeza. Al notar que Thiago estaba inconsciente en el piso, sus primos y amigos salieron corriendo a buscar a los adultos para contarle lo que sucedió.

 

Sus tíos llamaron en primera instancia una ambulancia, pero después cambiaron de opinión al ver el estado del menor y optaron por llevarlo por sus propios medios al hospital Malvinas Argentinas, que está a 15 cuadras de la institución. Sin embargo, los médicos no pudieron hacer nada para salvar su vida ya que Thiago llegó sin signos vitales, lo que indicaba que había muerto camino al centro de salud.

Darío contó que Thiago jugaba en el club desde los 5 años y que era compañero de equipo del hijo. El integrante de la subcomisión reveló que es común que los chicos se ponga a jugar en las canchas cuando están vacías. Es por eso que indicó que considera "inentendible" lo que sucedió y lamentó lo que ocurrió. Además, informó que los padres del club iniciaron una colecta para recaudar fondos y así solventar los gastos de sepelio.

Queridas familias, como todos ya saben, en estos momentos solo nos queda acompañar a la familia de Thiago. Recurrimos a la solidaridad de todos para llevar a cabo una colecta y poder ayudarlos a atravesar este duro momento. Por mínima que sea, toda colaboración será bienvenida. Los datos a continuación son de mi cuenta de Mercado Pago”, escribió Darío en el muro de Facebook del club y las donaciones se multiplicaron en poco tiempo.

Por último, tras lo sucedido, la fiscalía N° 2 del Departamento Judicial de Morón abrió una causa por "averiguación de ilícito" para determinar si hubo negligencia o responsabilidad por parte de la institución.

Ver comentarios