Las conversaciones en WhatsApp tienen lugar todos los días, a toda hora y en todo el mundo. Millones de personas utilizan esta aplicación para intercambiar mensajes, fotos, videos, documentos y ahora también stickers. Sin embargo, mientras los usuarios realizan estas acciones, son víctimas de una palabra un tanto “buchona”. No hace excepciones y no perdona a nadie, se trata del famoso “escribiendo…”.

Esto resulta inoportuno en muchos escenarios. Por ejemplo, cuando simplemente se quiere pasar desapercibido y desparecer un rato, dicho verbo siempre va a estar ahí para jugar una mala pasada.

A pesar de esto, lo cierto es que a partir de ahora la situación cambia. En las últimas horas, se encontró la forma de revertir esta situación y ocultar esa palabra tan incómoda.

Cada vez que los usuarios redactan un mensaje en WhatsApp, el destinatario se entera de que el primero se encuentra "escribiendo".

¿Cómo ocultar el famoso “escribiendo…” ´?

Vale la pena remarcar que todavía no existe una forma técnica de desactivarlo vía configuración, por lo que algunos de las ingeniaron para hackear el sistema y llegar de todas formas a buen puerto.

El primer paso de esta misión, como no podía ser de otra manera, es abrir WhatsApp. Una vez adentro, vamos a esperar a que entren los mensajes en cuestión y luego vamos a entrar a la conversación elegida.

Una vez adentro y, ya con la respuesta previamente en la cabeza, hay que activar el “modo avión”. Hecho esto, podemos servirnos un vasito de agua, sentarnos en el sillón y escribir tranquilamente y sin temor alguno a ser delatados.

Segunda opción: acudir a otras aplicaciones

Si la primera de las gambetas resulta un tanto molesta, también existen otras alternativas. Para muestra un botón y sin la necesidad de desconectarse de las redes móviles o el wifi, se pueden aprovechar las aplicaciones de terceros para escribir el mensaje.

Es decir, se abre otra app, por ejemplo, la de “notas”, común a casi todos los sistemas operativos, y se escribe primero la respuesta allí. Una vez firmada y sellada, hay que copiarla, pegarla en la conversación y entregarla a su destinatario.

Esto evita incluso la sensación de que el resto de nuestros contactos nos vea conectados, e incluso permite el escapa rápido una vez se envió el mensaje en cuestión. Ya que, si existiese una demora al salir del “chat”, cabe la posibilidad de que el veloz interlocutor lea el texto y responda rápido.

La tercera es la vencida, responder desde la notificación push

Cómo última opción, quizás como “manotazo de ahogado” se puede apelar a la notificación push. Esta es la que aparece arriba en la pantalla y que necesita que la despleguemos hacia abajo. Si bien no muestra el mensaje recibido completo, si lo que exhibe es necesario para responder, se puede hacerlo perfectamente desde ahí.