La empresa Tesla sigue brindando diversas novedades tecnológicas en todo tipo de campos, pero en esta oportunidad será la industria automotriz la que tendrá un beneficio del “futuro” para sus unidades.

Se trata de un sistema creado por el imperio de Elon Musk, que inventó un sistema capaz de limpiar las superficies de cristal mediante rayos láser, sustituyendo al viejo sistema de escobillas que vemos hoy en día.

Si bien hay elementos que sufrieron importantes variaciones como los propulsores, sistemas de energía, arranque, baterías, o la propia tecnología en sí de los propios vehículos, uno de los elementos que quedaron en el tiempo es el limpiaparabrisas, que nunca había sido modernizado.

¿Dónde se vio al prototipo?

La idea fue presentada en Estados Unidos y si bien podría ser utilizada para sustituir a los limpiaparabrisas tradicionales, también serviría para limpiar las ópticas de las cámaras de los sistemas ADAS que equipan los vehículos, que además podrían instalarse mucho más arriba en los parabrisas panorámicos que se extienden hacia el techo.

La idea es la de usar rayos láser para eliminar la suciedad del cristal del vehículo de una forma, en un principio, más eficaz que usar agua y el limpiaparabrisas actual. Este sistema está dotado de un conjunto de ópticas que emiten los rayos láser, un circuito de detección de residuos y un circuito de control de exposición del rayo.

La patente con la que se presentó la idea mostraba un Tesla Model S con láseres montados en el capó, en el guardabarros y en el pilar B para limpiar las cámaras frontales y laterales, aunque también estaría preparado para limpiar cristales laterales, traseros o el parabrisas.

Atendiendo a una serie de parámetros, realizaría la correspondiente maniobra y es más, esta tecnología también lo hace llamando la atención por conocer algún que otro detalle al respecto.

En un pasado ya se registró el concepto, que es lo que hizo por llevarse ahora a cabo y esto se vio con el modelo Cybertruck, el cual retrasará su producción hasta el año 2023, y que no cuenta con el clásico sistema de barrido del agua y suciedad. Por lo tanto, todo apunta a que este podría ser el primer modelo en contar con esta tecnología. Pero esto no es que sea algo precisamente nuevo, y es que antes ya había desarrollado un sistema basado en un mecanismo electromagnético.

Lo hacían a través del brazo del limpiaparabrisas, que se desliza transversalmente a lo largo de todo el parabrisas por unos carriles magnéticos y se esconde bajo el capó cuando no está en funcionamiento. Su ventaja es sencilla, ya que al cubrir toda la superficie del cristal, ello permite la reubicación de las cámaras de los sistemas ADAS mucho más arriba, especialmente en los vehículos con parabrisas que se prolongan hacia el techo panorámico. Con ello se gana perspectiva y se mejora la seguridad en marcha.

Limpiaparabrisas: ¿Cómo se compone?

Este sistema consta de tres partes: sensores que detectan la suciedad sobre el cristal, emisores láser que deben eliminarla y sistema de control electrónico que regula el funcionamiento de ambas partes. Los sensores van colocados en el capot y actúan dirigiendo un haz de luz láser hacia el parabrisas. Pero para que el láser no lastime a los pasajeros del auto, el cristal debe tener un recubrimiento de óxido de indio y estaño, que servirá de escudo.

El óxido de indio es un compuesto químico conocido por ser un superconductor magnético, que al ser combinado con dióxido de estaño, adquiere carácter de conductor eléctrico transparente.

Ver comentarios