El microondas es una de las herramientas fundamentales que tiene cada cocina del país. Sus múltiples funciones lo hacen una pieza clave en el día a día de los argentinos. 

Y pese a la popularidad que tiene, este aparato eléctrico no está siendo utilizado en el 100% por todos. Es que, además de calentar y cocinar, el microondas tiene una lista de trucos que lo hace tener un alto protagonismo en la cocina

Inclusive, son muchas las personas que dejaron de lado la cocina, el horno o el hornito eléctrico y se abocaron directamente en el uso de este aparato que se puede encontrar en cualquier casa de electrodomésticos. 

En este marco, cronica.com.ar trae una serie de puntos que seguramente no todos conocen sobre el uso diario del microondas, el cual hará más grata la experiencia en la cocina. 

Las diez cosas que no conocías sobre el uso del microondas en la cocina

  • Ablandar legumbres

La primera de ellas tiene que ver con lo que es una de las comidas preferidas por todos y base de la alimentación para las personas que eligen no comer carne y otros derivados de los animales: las legumbres. 

Uno de los inconvenientes de cocinar las legumbres es tener que dejarlas varias horas en remojo, para así ablandarlas. ¡No va más! El microondas permite que las legumbres, garbanzos y demás puedan ser utilizadas sin ser remojadas. 

Con solo tres cantidades de agua por cada una de la legumbre y un recipiente con agua, se debe dejar a potencia máxima durante diez minutos para conseguirlo. Y así, se evita el tedioso paso del remojo. 

  • Para hierbas y azúcar

Otro de los empleos tiene que ver con deshidratar las hierbas y desapelmazar el azúcar. Cuando comienzan a estropearse las hierbas aromáticas, esta función permite que se puedan conservar secas. 

Para ello solamente hay que ponerlas en un plato apto para microondas y taparlas con papel de cocina. Tras apenas un minuto en el microondas, cuando enfríen estarán listas para ser usadas en cualquier plato.

El azúcar, por su parte, hay que colocarlo en un recipiente, cubrirlo con papel de cocina y calentar durante 20 o 30 segundos. Este proceso hará que el papel de cocina absorba la humedad y el azúcar se encontrará como nuevo.

  • Subir la levadura

Para los fanáticos de la harina y sus derivados, esta es un dato único. Apurados para cocinar, el microondas permite acelerar el proceso y subir la levadura, algo que puede tardar más de una hora en temperatura ambiente. 

Para ello hay que colocar un cuarto de litro de agua en un recipiente, en el que también se pondrá otro bol con la masa cubierta por un papel film. A continuación, se debe calentar todo a una baja potencia durante tres minutos. Después se deja reposar en el interior durante otros tres minutos y se calienta el mismo tiempo, dejando luego reposar durante seis minutos. De esta forma, habrá conseguido doblar su tamaño de forma rápida y sencilla.

  • Espuma de café

Los amantes del café ya conocen los beneficios del microondas, aunque no todos. Si bien sirve para darle un golpecito más a la infusión, también permitirá imitar la espuma de café de los mejores bares. 

Es necesario rellenar una taza de cristal con leche hasta la mitad, taparla y agitarla fuertemente durante 30 segundos. Seguido, habrá que destapar y calentar durante 30 segundos en el microondas, para sacar una verdadera espuma. 

  • Despegar sellos o etiquetas

Fuera del arte culinario, encontramos otros usos interesantes, como puede ser la posibilidad de despegar sellos o etiquetas sin dañar el recipiente. Solamente es necesario humedecerlo con agua, meterlo al microondas durante 20 segundos y luego comprobar si ya se puede quitar. 

  • Desinfectar esponjas

Otra solución rápida y útil que brinda el microondas es la de desinfectar esponjas, las cuales acumulan bacterias y suciedad con el paso del tiempo. Por ello, es recomendado efectuarles una limpieza. 

En este caso es necesario sumergirlas en una importante una cantidad de vinagre blanco o limón. En un recipiente apto para microondas, hay que colocar todo en el microondas y darle a máxima potencia por un minuto. Y listo, salen como nuevas. 

 

 

  • Alarga la vida útil del rímel de pestañas

Sin dudas, uno de los datos más interesantes es ampliar la vida útil del rímel de pestaña. Estos productos, que tienden al secado rápido, pueden revivir rápidamente con la ayuda de un microondas. 

Para ello se debe colocar en primer lugar la máscara para pestañas dentro de un vaso lleno de agua. Luego habrá que calentarlo en el microondas durante 30-40 segundos, y será suficiente. De esta manera conseguirás que recupere su textura líquida.

  • Palitos siempre crujientes

Cuando el error ya está cometido, el microondas tiene la solución. En esta oportunidad, cuando la bolsa de palitos de pan de distintos sabores queda abierta y tomaron humedad, resta solo ponerlos en el microondas por 30 segundos y estarán como recién sacados de la góndola del supermercado. 

 

  • Esterilizar frascos

Una vez usado el frasco, es inevitable volver a usarlo para la cocina, aunque es necesario hervirlo. Sin embargo, el microondas presenta otra posibilidad: Con nada más llenarlo con dos dedos de agua y metiéndolo adentro por dos minutos, saldrá impecable. Es de suma importancia no meterlo con la tapa. 

  • Sal húmeda

Finalmente, el microondas tiene su décimo dato útil. Cuando la sal está húmeda y es difícil sacarla del salero, hay que poner un poco en un plato y dejarla por algunos segundos. Al salir, estará perfecta para su uso.

Ver comentarios