Luego de la polémica a principios de año, WhatsApp vuelve a insistir con sus nuevas políticas de privacidad. La propiedad de Facebook anunció el 6 de noviembre como la nueva fecha límite para la entrada en vigor de las temidas medidas, y especificó en un comunicado reciente qué cambios llegan a WhatsApp.

Con la obligatoriedad flexibilizada, luego de que miles de usuarios desertaran la plataforma de mensajería por Telegram o Signal en el primer intento, WhatsApp justifica la vuelta de las nuevas políticas mostrándolas como necesarias para cumplir con la legislación europea en materia de protección de datos.

 

"WhatsApp está actualizando las Condiciones del servicio y la Política de privacidad de modo que reflejen las nuevas funciones y cumplan con la nueva legislación de protección de datos de la Unión Europea", defendió la compañía en un comunicado oficial.

Entre los significantes cambios que la actualización de las condiciones traen, hay un item que afectará a los usuarios menores de edad: desde el 6 de noviembre, los usuarios de 16 años o menos no podrán usar WhatsApp sin el permiso y supervisión de sus padres.

Con sus nuevas políticas de privacidad, WhatsApp refuerza el límite de edad de 16 años para sus usuarios.

La nueva cláusula llega junto a una secuencia de acciones tomadas por Facebook para reforzar la protección a menores en sus plataformas satélite: Instagram ya recibió el tratamiento con el anuncio de una futura función para recordar a los jóvenes de "tomarse un descanso" de consumir su contenido.

Cómo funcionará el control parental en WhatsApp

El límite mínimo de edad en WhatsApp no es nuevo: la última actualización de los términos de servicio data de 2018, pero ya en el documento de 2012 se especificaba que únicamente podía ser utilizada por personas mayores de 16 años. En 2016 se rebajó a 13 años para volver a subir en Europa con la actualización más reciente.

Queda aún por verse cómo WhatsApp planea verificar la edad de sus más de 2.000 millones de usuarios activos, pero inicialmente la actualización implemetaría un código o pin parental creado por el padre o tutor, que deberá ser ingresado para que el menor de edad pueda usar el servicio.

De no acceder a crear la contraseña, WhatsApp advirtió que se cerrará la cuenta correspondiente, eliminando todas las conversaciones en ella. Las condiciones para los mayores de edad no son obligatorias, ni supondrán la eliminación de cuenta si no se aceptan. Sin embargo, WhatsApp prometió continuar enviando recordatorios a aquellos que no accedan cada vez que abran la aplicación.