Un instante cambió para siempre la vida de la familia Varela. El último sábado 29 de abril, Miguel Ángel de 59 años, salió con su taxi como solía hacer todas las noches, cuando en un intento de robo, uno de los delincuentes le ejecutó un balazo en la zona del cuello.

Desde entonces, el taxista se encuentra internado en la terapia intensiva del Hospital Interzonal Dr. José Penna, de la ciudad de  Bahía Blanca donde los diagnósticos son poco alentadores ya que indican que de sobrevivir hay altas probabilidades que quede cuadripléjico. 

"Tiene un estado de cuadriplejia irreversible, no va volver a caminar si es que sale con vida del hospital", sostuvo Nicolás, uno de sus cuatro hijos, en diálogo con cronica.com.ar.

Miguel Ángel junto a sus hijos. 

Según contó el joven de 28 años su papá "está intubado, y como no puede hablar se comunica a través de señas, o con gestos que hace con el rostro". Aunque se encuentra estable, el estado médico continúa siendo muy delicado. Pero Nicolás sabe que el final podría haber sido mucho peor y se contenta con que su papá esté con vida. 

Desde hace cinco años que Miguel se dedicaba a ser taxista. Antes había trabajado como chofer de la empresa Prosegur. Pero había decidido cambiar de rubro para mantenerse en actividad y sobre todo tener un mejor ingreso económico. Sin embargo, Nicolás remarcó que desde que su padre trabaja como taxista nunca había sido víctima de un robo tan violento, como en esta oportunidad

De acuerdo a la investigación que se desarrolla, en la que hasta el momento hay una persona detenida, el sábado 29 de abril, alrededor de las 10.40 al menos un delincuentes se subió el taxi haciéndose pasar por un cliente, y en medio de circunstancias que se investigan, en un intento de asalto le disparó un tiro en el cuello en la zona de la cervical.

"No sabemos si se resistió, o qué fue lo que pasó. Lo que sí te puedo decir es que mi papá siempre decía que si alguna vez le robaban, él les iba a dar todo", sostuvo Nicolás. 

Apenas unos minutos después el hombre herido fue encontrado por una pareja que pasaba por la zona, en Chile al 3800. Ahí dieron aviso al 911 tras advertir que Miguel estaba desvanecido en el interior del vehículo, el cual estaba con las luces prendidas y las puertas delanteras abiertas de par en par. 

Alrededor de las 23 de esa misma Nicolás recibió un llamado de su mamá, quien le avisó que su papá había sido víctima de un asalto y que estaba en el hospital, donde continúa hasta el momento. 

Desde entonces, Nicolás de 28 años, junto a sus tres hermanos de 36, 26, y 14, intentan mantenerse unidos y con fueza para sostener a su mamá y al menor de sus hermanos.

"Ella está muy mal, es fuerte pero está muy conmocionada", remarcó Nicolás, quien afirmó que no se puede quebrar y se obliga a ser "fuerte por la familia".

"Es todo muy reciente, pero hay que seguir adelante. Yo lo que quiero es que se haga Justicia y que los que nos hicieron esto, paguen lo que tengan que pagar", sentenció. 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy