Como señala Roland Barthes los mitos son creaciones del ser humano y la historia, tienen una intención concreta y son utilizados para transmitir un determinado mensaje, estos no son naturales. Desde hace 55 años hay uno que circula: el congelamiento de Walt Elias Disney. El creador, junto con su hermano Roy, de The Walt Disney Company murió el 15 de diciembre de 1966 de cáncer de pulmón, desde entonces las suposiciones acerca de la criogenización ha circulado con fuerza. 

Disney nació el 5 de diciembre de 1901 en Chicago, hace 120 años nadie sospechaba que se convertiría en un pionero en el cine de animación y que sus innumerables creaciones serían la fuente de inspiración de millones alrededor del mundo y que además marcaría tendencia con la creación de los parques temáticos Disneyland Disneyworld. 

A los largo de más de 40 años de trabajo produjo películas animadas, con actores reales, documentales, cortos, colaboró con la NASA e incluso hay hechos que son poco conocidos: su participación en la Primera Guerra Mundial, la huelga de los trabajadores de estudios Disney y su relación con Argentina. A lo largo de su carrera fue nominados 59 veces a los Premios Óscar y ganó 22 de ellos.

 

 

 

Walt, el hombre detrás del mito 

Nació hace 120 años en el barrio de Hermosa, Chicago. Fue hijo de Elias y Flora Call. Tuvo tres hermanos Herbert, Raymond y Roy, y una hermana menor llamada Ruth. En cuanto a su vida personal se casó con Lilian y en 1933 se convirtieron en padres de Diane y años después adoptaron a Sharon Mae. 

De acuerdo al documental Walt, el hombre detrás del mito los primeros dibujos datan de cuando tenía 15 años. Por aquella época trabajaba repartiendo diarios, ya que su padre había comprado la ruta de entrega del The Kansas City Star Kansas City Times. Tanto Walt como Roy arrancaban su jornada a las 4:30 de la madrugada.

En 1918 intentó ingresar al ejército de los Estados Unidos para pelear contra los alemanes, como aún era menor de edad fue rechazado, pero falsificó su certificado de nacimiento y logró convertirse en chófer de ambulancia para la Cruz Roja. Sin embargo, cuando llegó a Francia ya se había firmado el armisticio. Cuando regresó en 1919 inició una carrera en ascenso en el mundo de la animación.

 

 

 

Una de sus primeras producciones fue Alicia en el país de las maravillas, pero no se trató de la clásica película de animación que todos conocemos, basado en la novela de Lewis Carroll y que marcó una innovación al introducir una figura humana en el mundo de los dibujos animados. El cortometraje tuvo una duración de 12 minutos y el papel de Alicia fue interpretado por la pequeña actriz Virginia Davis. 

Aunque ese primer trabajo no alcanzó a salvar a su primera empresa Laugh-O-Gram Studio. Así decidió vender su cámara e irse a Hollywood, allí logró contactar con Margaret Winkler, quien fue la primera mujer de la industria en distribuir y producir películas animadas, y le vendió el proyecto de Alicia que se convirtió en una serie. 

Ese fue el paso decisivo para que junto a su hermano Roy fundaran Disney Brothers Studio, que posteriormente pasó a llamarse The Walt Disney Company y todo lo que vino después sería un largo camino de conflictos, fantasías y sueños. 

 

Walt y Roy Disney.

 

El paso previo a la llegada de Mickey Mouse, el ratón más famoso del mundo, fue Oswald, el conejo afortunado, pero por inconvenientes con la distribuidora de Winkler -que pasó a estar a cargo de Charles Mintz- no pudieron seguir haciéndolo. Por aquel entonces era común que el distribuidor fuera dueño de los derechos.

En 1928 nació Mickey Mouse, en reemplazo del conejo, pero pocos saben que estuvo cerca de llamarse Mortimer, pero Lilian -esposa de Walt- no dejó que pasara: "¿Mortimer? No me gusta ¿Qué tal Mickey?", le sugirió ella en un viaje en tren.

"Steamboat Willie", el primer dibujo animado sonoro de la historia

Steambota willie fue el nombre que recibió el primer dibujo animado de la historia, allí aparece la primera imagen de Mickey y que hasta el día hoy aparece al inicio de cada producción de Disney.

 

El propio Walt fue el primero en darle voz al ratón en producciones posteriores ya que no podían pagar a un actor de doblaje. Luego siguieron otros trabajos sonoros como El baile del esqueleto (1929) y Flores y árboles (1932) que fue la primera producción realizada a color y con el que ganó su primer Óscar, esto último se repitió con la animación de Los tres cerditos (1933). 

El primer éxito mundial llegó de la mano de Blancanieves y los siete enanitos (1937), la primera película a color y con sonido. Luego siguieron otros trabajos como Fantasía Pinocho, pero no tuvieron la misma repercusión porque había estallado un nuevo conflicto bélico: la Segunda Guerra Mundial. 

La huelga en Disney

En 1941 sucedió un hecho que casi no todos conocen, ya que Disney suele ser considerada como sinómimo de alegría y entretenimiento, pero esto no se veía tan reflejada en sus trabajadores. Después de los fracasos taquilleros de Fantasía Pinocho, la empresa tomó una serie de medidas que provocó descontentó en sus trabajadores, entre ellas la reducción de salarios a sus empleados de menor rango. 

Para aquel entonces los trabajadores de otros estudios famosos como la Warner Bross Fleischer Studios ya habían conformado sus primeros sindicatos, Disney iba en camino a hacer lo mismo, pero la idea no agradó y Walt despidió a las 30 personas que se habían unido, lo cual desató la huelga conocida como "la huelga de los lápices caídos", todo ello en medio de la producción de Dumbo y cuya finalidad era salvarlos económicamente tras los fracasos de Fantasía Pinocho.

La huelga de los trabajadores de Disney duró cinco semanas, su principal representante fue Herbet Sorrell. Walt no se hizo cargo de las negociaciones y se las delegó a su hermano Roy y al abogado del estudio Gunter Lessing.

 

Los trabajadores de Disney en la huelga de 1941.

 

Para escapar de la situación, Walt prefirió irse de gira por Latinoamérica y en varias oportunidades se refirió a la huelga como un "ataque comunista". Sin embargo, no esperaba que trabajadores de otras áreas como Technicolor se sumaran a la medida en muestra de solidaridad y se negaba a colorear las imágenes de Disney.

"Han oído que los he llamado un montón de comunistas y eso es lo que son. Creo que sólo hay que espantarlos y tratarlos como lo que son para que todas las buenas causas en este país, todo el liberalismo que de verdad es estadounidense pueda seguir sin la mancha del comunismo", declaró Walt Disney ante el Congreso el 24 de octubre de 1947 en el marco del comité de actividades anti Estados Unidos.

Disney en Argentina

En su gira por Latinoamérica visitó Argentina. Estas visitas programadas a la región tenían la intención de acercar a algunas naciones a los aliados en la Segunda Guerra Mundial. 

 

Pese a que realizó la gira, al principio estaba negado. Sin embargo, desde el gobierno se le había dado el permiso de hacer producciones tomando costumbres y el folclore de la región. Walt sabía de la existencia de Florencio Molina Campos, pero cuando el creador de Mickey Mouse llegó al país el dibujante y pintor se encontraba trabajando en Estados Unidos, de todas maneras se conocieron un año después. 

En su paso por Argentina, según crónicas de la época, Walt estuvo en Moreno, en el rancho Los Estribos -sin Molina Campos- comió un asado de cuero, tomó mate y amagó con alguna chacarera. Además había invitado al pintor -mediante una carta- a hacer películas sobre el gaucho argentino. Así nacieron El gauchito volador y El Goofy Gaucho

Uno de los mitos que hay alrededor de su relación con Argentina es que sus parques estaban inspirados en La República de los niños, fundada por el peronismo en 1951, lo cierto que esto no es así, ya que el mismo Walt lo contó hace décadas en una entrevista a la CBS.

 

Walt Disney en su paso por Argentina.

 

"Se me ocurrió cuando mis hijas estaban muy chicas. El sábado siempre era el día de papá con las dos hijas. Así que tratábamos de ir a alguna parte. Nos sentábamos ahí mientras ellas iban en el carrusel, nos sentábamos en la banca a comer cacahuates. Sentí que debía construirse una especie de parque de diversiones donde padres e hijos pudieran divertirse juntos", contó en 1963 sobre el origen de los parques temáticos. 

Incluso se llegó a decir que Bambi estaba inspirada en el bosque de los Arrayanes, pero nunca conoció la Patagonia y apenas llegó a visitar Mendoza. 

 

"Disneylandia es su tierra. Aquí la edad deja gratas memorias del pasado y aquí la juventud saboreará el reto y la promesa del futuro. Disneylandia se compromete con sus ideales, sus sueños y los hechos difíciles que han hecho a Estados Unidos con la esperanza de que sea fuente de gozo e inspiración para todo el mundo. Gracias", fueron las palabras de Walt Disney en la inauguración de Disneyland en julio de 1955. 

Walt Disney congelado

Uno de los últimos mitos en torno a la figura de Walt Disney trascendió después de su muerte. El 15 de diciembre de 1966 a las 9:30 de la mañana murió el padre de Mickey Mouse. Sus restos fueron cremados y -a petición de él mismo- tuvo una pequeña ceremonia de despedida en una capilla de Glendale, California. Sus cenizas descansan desde hace 55 años en el cementerio de Forest Lawn Memorial Park. 

Dos meses después de su muerto, comenzó a trascender la versión de que su cuerpo había sido congelado hasta que se encontrara la cura contra el cáncer de pulmón y volviera a la vida. Sin embargo, esto no es real y la propia familia se encargó de desmentirlo en más de una oportunidad. Pero las personas lo repitieron hasta el cansancio que muchos así lo creen el día de hoy.

De todas maneras, las criogenización de seres humanos es real, pero para hacerlo deben estar muertos ya que sino sería catalogados como experimentación humana y la ley no lo permitía. El primer hombre en ser congelado fue James Bedford, psicólogo de 73 años y pionero en las técnicas vocacionales, quien murió un mes después que Disney.

Con el paso de las décadas se sumaron otras personas al proceso de criogenización, como el ex beisbolista Ted Williams, una celebridad en su deporte y que hasta el día de hoy permanece congelado. Lo cierto es que en el caso de Disney no existe ningún documento que avale que su cuerpo fue congelado. Las cenizas del hombre detrás del mito descansan desde hace 55 años en el cementerio.

Ver comentarios