El juego del calamar, es un verdadero fenómeno mundial. Netflix logró record de audiencia y repercusión en redes sociales por el fanatismo que despertó. Pero así como sorprendió el éxito a sus creadores, también se encontraron con una catarata de denuncias que obligaron a cambiar parte de su contenido.

A consecuencia de una multitud de quejas, a través de Twitter e Instagram, sobre el episodio cuatro, la plataforma decidió renovar el contenido de uno de sus capítulos porque fueron acusados de multiplicar por 3 las posibilidades de que una persona sufra un ataque epiléptico, una de las enfermedades mas delicadas y difíciles de tratar.

Rápidos de “reflejos”, optaron por responder rápido a la indignación del público, a esta altura masivo, y hacer modificaciones. El equipo detectó que una luz punzante, intensa y desafiante para los sentidos humanos, puede tener efectivos negativos en aquellos espectadores sensibles al punto de llevarlos a convulsionar.

 

 

 

Sin embargo, para los interesados en consumir una tendencia de moda, el que no se interesó por si mismo lo hizo por recomendación de algún pariente o amigos, que tuviesen ciertas tendencias a ser fotosensibles, ver el capítulo 4, dentro del continuado que incluye el producto, podía ser un verdadero problema.

 

Este episodio tiene una escena de cuatro minutos de duración -no se termina en una abrir y cerrar de ojos y ahí radica gran problema de sus posibles consecuencias- donde la fuente de luz principal utilizada se convierte en una luz estroboscópica, y su uso parpadeante puede desequilibrar el bienestar de quien tiene tendencia a sufrirlo, ni más ni menos que eso.

 

Como prueba fiel de que todo lo que es entretenimiento y distracción no siempre es lo mejor para la salud, ahora, antes de comenzado la serie, decidieron advertir a los televidentes de los efectos adversos que puede generar. "Algunas escenas tienen un efecto estroboscópico que puede afectar a los espectadores sensibles a la luz", propone Nexflix, también a modo de “resguardo legal”, claro.

 

 

 

 

En camino a la solución, este no lo único a lo que se enfrentó Nexflix desde que se estrenó la serie, a mediados de septiembre. Porque como en la sádica competición utilizan un número de telefóno que es realal dueño de la línea lo tienen harto de recibir y recibir llamados y lo denunció publicamente.

 

Aunque todos estos contratiempos no parecen ser un impedimentos para pensar en una segunda temporada, algo que está evaluando en detalle la plataforma, considerando que esta serie va camino directo a convertirse en la mas vista de la historia, por lo menos hasta el momento.

 

 

 

 

 

El juego del calamar: reparto

 

La exitosa serie coreana creada por Hwang Dong-hyuk está protagonizada por algunas estrellas del país asiático, que gracias a Netflix se convirtieron en las flamantes estrellas del la plataforma en todo el mundo.

 

El elenco principal está compuesto por:  Lee Jung-jae como Seong Gi-hun; Park Hae-soo como Cho Sang-woo; Oh Yeong-su como Oh Il-nam; HoYeon Jung como Kang Sae-byeok; Heo Sung-tae como Jang Deok-su; Kim Joo-ryoung como Han Mi-nyeo y Anupam Tripathi como Abdul Ali.

 

Fue tal repercusión que causaron en el mundo que Lee Jung-jae y Park Hae-soo, decidieron unirse a Instagram el pasado sábado. Como era de esperarse, su popularidad en la red social creció tan rápido como la de la serie coreana.

 

 

 

 

 

El primero en inaugurar su cuenta de Instagram fue Lee Jung-jae , quien tiene 48 años de edad y 28 en el mundo del entretenimiento, y hasta el pasado fin de semana no tenia presencia en redes sociales. El actor coreano ya superó los 1.7 millones de seguidores desde su primer posteo.

 

Le siguió Park Hae-soo (Cho Sang-Woo), de 39 años, quien con una foto suya y algunas imágenes de El juego del calamar conquistó a la red social. El también actor de Prison Playbook ya tiene más de un millón de seguidores.

 

 

 

 

 

 

 

Ver comentarios